19 de junio 2024 - 19:17

La rotación del núcleo de la Tierra se revirtió: los detalles de un impactante estudio

El estudio confirma que el núcleo interno de la Tierra gira más lentamente de lo habitual desde 2010. Este misterioso "retroceso" también podría acabar alterando ligeramente la rotación general del planeta, alargando nuestros días.

El núcleo de la Tierra gira con mayor lentitud a lo habitual desde el 2010

El núcleo de la Tierra gira con mayor lentitud a lo habitual desde el 2010

El corazón del planeta Tierra estuvo girando inusualmente lento durante los últimos 14 años, según confirma una nueva investigación. Y si esta misteriosa tendencia continúa, podría potencialmente alargar los días de la Tierra, aunque los efectos probablemente serían imperceptibles para los seres humanos

El núcleo interno de la Tierra es un trozo de hierro sólido y níquel del tamaño aproximado de una luna que se encuentra a más de 4.800 kilómetros debajo de nuestros pies. Está rodeado por el núcleo externo, una capa supercaliente de metales fundidos similares a los del núcleo interno, que está rodeado por un mar más sólido de roca fundida, conocido como manto, y la corteza.

Aunque todo el planeta gira, el núcleo interno puede girar a una velocidad ligeramente diferente a la del manto y la corteza debido a la viscosidad del núcleo externo.

Desde que los científicos comenzaron a mapear las capas internas de la Tierra con registros detallados de la actividad sísmica hace unos 40 años, el núcleo interno viene rotando ligeramente más rápido que el manto y la corteza. Pero en un nuevo estudio, publicado el 12 de junio en la revista Nature, los investigadores descubrieron que desde 2010, el núcleo interno se ha estado desacelerando y ahora gira un poco más lentamente que las capas externas de nuestro planeta.

Los efectos de la rotación del núcleo de la Tierra

"Cuando vi por primera vez los sismogramas que insinuaban este cambio, me quedé perplejo", dijo en un comunicado John Vidale , sismólogo de la Universidad del Sur de California, Dornsife. Y agregó: "Pero cuando encontramos dos docenas de observaciones más que señalaban el mismo patrón, el resultado fue ineludible".

Si la rotación del núcleo interno continúa desacelerando, su atracción gravitacional podría eventualmente causar que las capas externas de nuestro planeta giren un poco más lentamente, alterando la duración de nuestros días, escribieron los investigadores.

Sin embargo, cualquier cambio potencial sería del orden de milésimas de segundo, lo que sería "muy difícil de notar", explicó Vidale. Como resultado, probablemente haría falta cambiar nuestros relojes o calendarios para ajustarnos a esta diferencia, especialmente si fuera solo un cambio temporal.

tierrra nuclei.webp
El núcleo interno de la Tierra es un trozo de hierro sólido y níquel del tamaño aproximado de una luna

El núcleo interno de la Tierra es un trozo de hierro sólido y níquel del tamaño aproximado de una luna

Los antecedentes y la relación con los terremotos

Esta no es la primera vez que los científicos sugieren que el núcleo interno de la Tierra se está desacelerando. Este fenómeno, conocido como "retroceso", viene debatiéndose durante aproximadamente una década, pero ha sido muy difícil de demostrar.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron datos de más de 100 terremotos repetidos (eventos sísmicos que ocurren repetidamente en el mismo lugar) a lo largo del límite de una placa tectónica en las Islas Sandwich del Sur en el Océano Atlántico Sur entre 1991 y 2023.

Cada terremoto permitió a los científicos mapear la posición del núcleo en relación con el manto y, al comparar estas mediciones, el equipo pudo ver cómo la tasa de rotación del núcleo interno cambiaba con el tiempo. El nuevo estudio es la evidencia "más convincente" hasta ahora de que viene retrocediendo, afirmó Vidale.

Actualmente no está claro por qué el núcleo interno está retrocediendo, pero es probable que sea causado por "la agitación del núcleo externo de hierro líquido que lo rodea" o "tirones gravitacionales de las densas regiones del manto rocoso suprayacente", plantearon los investigadores.

Tampoco está claro con qué frecuencia se retrocede. Es posible que el giro del núcleo interno se acelere y desacelere constantemente, pero es probable que estos cambios se produzcan durante décadas o más. Por lo tanto, se necesitan conjuntos de datos más largos para inferir algo sobre las tendencias a largo plazo.

"La danza del núcleo interno podría ser incluso más animada de lo que creemos", dijo Vidale.

Dejá tu comentario

Te puede interesar