Maltrato psicológico: 5 signos de que sufrís violencia

Ante una situación de violencia en la pareja, las personas suelen mostrar un cambio en lo que solían ser y lo que son ahora. Cinco ejemplos claros de violencia.

Maltrato.jpg

El maltrato psicológico o emocional, que supone el uso regular y deliberado de palabras o acciones no físicas hechas para debilitar, herir, manipular o asustar mental y emocionalmente a una persona, en la mayoría de los casos queda invisibilizado, por lo que es difícil darse cuenta de la gravedad del asunto y salir de dicha vulnerabilidad.

Las consecuencias de estos tipos de episodios son graves, a tal nivel que pueden causar una serie de problemas de salud, como depresión y ansiedad, problemas físicos como úlceras estomacales, palpitaciones y trastornos de la alimentación e insomnio, según indica el National Health Service, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido).

Desde bromas hasta comentarios humillantes, las maneras de maltratar a otra persona pueden ser infinitas. De hecho, en muchas de las ocasiones es difícil detectar si se trata de un abuso o no.

Maltrato a mujeres.jpg

Signos de que sufrís violencia

A continuación, cinco maneras de darte cuenta de que estás sufriendo maltrato.

Perdiste la "esencia"

Desde cómo te percibís físicamente, cómo te relacionas y cómo te ves emocionalmente, dejaste de seguir tus propios instintos. Por lo general, se nota una intranquilidad y una inquietud, si se demuestran los intereses verdaderos.

Te alejas de tu círculo querido

Ya no tenés tiempo para tus amigos o familia, ni siquiera para hablar por teléfono, cuando antes sí lo tenías. Esto mismo puede darte una señal de alerta.

La cara oculta de este alejamiento suele ser el control por parte del agresor por saber qué hace, con quién y dónde.

No das detalles sobre tu relación

No das detalles sobre tu compañía. Incluso, si te cuestionan sobre determinada situación, es posible que justifiques al agresor en cosas que no tienen razón. "Es que soy mala persona, lo merezco" y "Yo le pido demasiado", pueden ser algunas frases que encajan en esto.

Tenes dependencia emocional

Se presenta una pérdida de autonomía, que te impide hacer cosas rutinarias. En muchos casos, no tenés control de tu propia agenda y todo lo que hagas, tomar una decisión depende del agresor.

Cambias tu comportamiento cuando está tu pareja

Si hay miradas fijas o reaccionas mal ante cualquier comentario o acción, probablemente hayas modificado la manera de desenvolverte.

Dejá tu comentario

Te puede interesar