10 de julio 2014 - 16:50

Mundial Educativo, la copa que auspicia el Papa

Más de 500 chicos por día pasan por el Mundial Educativo.
Más de 500 chicos por día pasan por el Mundial Educativo.
Todos los argentinos quieren una foto con Lionel Messi y con la copa del mundo. Ese es el deseo que nos quita el sueño y, aunque suene imposible, miles de chicos ya lo cumplieron. Desde el arranque de Brasil 2014 unos 500 jóvenes pasan todos los días por el anexo del Congreso de la Nación para vivir el "Mundial Educativo", la copa que auspicia Francisco.

El evento es organizado por "Scholas Ocurrentes", la Red Mundial de Escuelas para el encuentro creada por el Papa en agosto de 2013. La iniciativa surgió con la intención de promover el intercambio cultural entre chicos de todo el planeta. Hoy participan más de 270 mil escuelas en todo el mundo que ya están trabajando en propuestas y proyectos.

Con esta idea bajo el brazo y con la intención de relacionar el fútbol con la educación y la inclusión social desde El Vaticano se pensó en el "Mundial Educativo". "El mundial de fútbol puede ser un lugar en el que todos puedan ganar: ¿Cómo? Si transformamos el mundial en una propuesta educativa", contó José María del Corral, titular de "Scholas Argentina".

Miles de chicos ya recorrieron la historia del fútbol a través de cuentos, revivieron las últimos mundiales gracias a las tapas de El Gráfico y hasta se sacaron una foto con una réplica de la copa del mundo y otra junto a una gigantografía con todos los jugadores de la Selección argentina.

Un evento como el mundial une a los países y a sus culturas y desde el "Mundial Educativo" se busca acrecentar ese vínculo. "Hubo encuentros entre chicos iraníes y argentinos a través de video conferencias", señaló del Corral en referencia a la previa del partido que ambos países jugaron en Brasil durante la fase de grupos. "Los chicos se hacían preguntas de qué comían, cómo eran ellos, de qué hablaban. Creemos que es una gran oportunidad para generar la cultura del encuentro aprovechando las cosas que los chicos traen. Es decir: de abajo para arriba y no de arriba para abajo", amplió.

Sin embargo, el trabajo de "Scholas Ocurrentes" no empieza ni termina con el mundial ya que la el objetivo es vincular a los jóvenes a través de propuestas para superar los inconvenientes que le son comunes. "La propuesta es que chicos de escuelas públicas y privadas de distintas creencias se reúnan para pensar juntos los problemas que los afectan y cómo pueden solucionarlos. La idea es que ellos terminen haciendo propuestas concretas en temas como la inseguridad, las drogas, el alcohol o el trabajo infantil", comentó del Corral.

Uno de los trabajos más significativos de "Scholas" está relacionado con las maras (bandas de pandilleros) en El Salvador: "A través de la Fundación Fútbol Forever se rescató y se sacó a chicos de las maras para darles un futuro educativo posible con convenios con universidades y empresas", señaló del Corral.

Tras una convocatoria del papa Francisco, las principales empresas de tecnología del mundo están trabajando para armar una plataforma gratuita en la que los chicos puedan intercambiar sus proyectos. "Por primera vez que estas empresas se sientan en la misma mesa a trabajar cooperativamente", destaca el titular de "Scholas Argentina".

• El símbolo de Francisco viaja a Brasil

El próximo 13 de julio la final del mundial no sólo tendrá como protagonistas a dos países disputándose la copa del mundo, sino que allí también estará el símbolo de Francisco: el olivo de la paz. Este lunes se despidió al gajo del olivo que fue bendecido por el papa y que viajará a Brasil para ser parte del Mundial.

El olivo de la paz ya tiene varios kilómetros recorridos ya que en el marco del "Mundial Educativo" fue plantado por Lionel Messi y Javier Mascherano en los partidos previos a Brasil frente a Trinidad y Tobago y Eslovenia. Luego, este símbolo de la paz ponderado por Francisco viajó al Partido de la Integración que se disputó el pasado 20 de junio en Brasil y que fue plantado por Carlos "el pibe" Valderrama en dicha ocasión. "Una de las primeras líneas de acción de Scholas es llevar el olivo como símbolo de paz a todo el mundo", afirmó del Corral.

Como parte de su intención de expandir ese mensaje del Corral comentó que el próximo 4 de septiembre se disputará en el Olímpico de Roma un partido interreligioso por la paz con jugadores que participaron del mundial de Brasil. "Van a salir a la cancha y van a jugar como judíos, como musulmanes y como cristianos al fútbol por la paz. Van a demostrarle al mundo que es posible aún con verdades absolutas ser parte del mismo equipo", reflexionó el titular del "Scholas Argentina".

Por lo pronto, los organizadores del "Mundial Educativo" no descartan extender el evento una semana más allá del final de Brasil 2014. Sin dudas, una buena oportunidad para que los chicos sigan aprendiendo sobre el fútbol de la mano de la educación y la inclusión social.

Dejá tu comentario

Te puede interesar