Llegada de turistas extranjeros: última chance para que reviva Puerto Madero

Información General

Los empresarios gastronómicos se ilusionan con un repunte dentro de unos meses, cuando los viajeros vuelvan a visitar la Argentina .

Puerto Madero sufrió las consecuencias de la pandemia. Y pese a que todavía está lejos de recuperar el movimiento con el que contaba en 2019, existe entre los gastronómicos la ilusión de un repunte no tan lejano.

Hoy la fotografía de Puerto Madero muestra a una importante afluencia de gente los fines de semana, obviamente de público local que va a comer y pasear. Al aire libre los restoranes están trabajando bien, en especial los días de buen clima. De lunes a viernes, la situación es muy despareja, pero la realidad es que no hay mucho público en la zona, pese a los menús económicos de ciertos restoranes y las facilidades para estacionar.

Poquísima gente volvió a las oficinas y si lo hacen es por burbujas y sólo algunos días a la semana, por lo que casi no hay reuniones de trabajo y continúa en cero el turismo. Al respecto, los empresarios apuestan a que la apertura de fronteras del 1 de noviembre, que habilitará el ingreso de turistas de todo el mundo, traiga un poco de alivio al sector.

“Hay que ser optimista y apostar a que la situación va a mejorar. No va a ser inmediato, pero quizás en 60 o 90 días comiencen a llegar los turistas extranjeros, Argentina está muy barata para ellos...”, sostuvo el dueño de un restaurante de Puerto Madero. De esta manera, muchos se ilusionan con que la llegada de los extranjeros traiga un nuevo renacer a una zona que los necesita para que les vaya bien. Además, pueden comer allí a precios muy económicos teniendo en cuenta la diferencia del cambio actual.

Cierres

En el último año y medio hay varias firmas, especialmente que contaban con grandes locales, que vieron bajar sus persianas definitivamente. Los alquileres son muy altos y muchos no resistieron. Pero los cierres no concluyeron ahí: “Hay otros que están por cerrar, en las puntas de Alicia Moreau de Justo hay locales muy perjudicados por la falta de gente”, agregó el empresario. Al respecto, estos restoranes ya venían golpeados de años anteriores, cuando comenzó a construirse el Paseo del Bajo. Los 28 meses que duró la obra de la autopista representó una merma en la cantidad de comensales que nunca más logró recuperarse. La falta de espacio para estacionar en la zona, debido a la obra, fue un punto en contra y muy criticado. Después llegó la pandemia, y la situación empeoró.

El factor climático también influye. Los días de lluvia cae la cantidad de comensales y los locales gastronómicos sienten esa ausencia.

Lo que sí se empezó a ver hace algunas semanas son encuentros de amigos, eventos, cumpleaños y bautismos que estuvieron relegados por el coronavirus y ahora volvieron en formato de festejos en restoranes.

Ahora bien, sin turistas, sin ferias ni congresos, sin oficinistas, hay un Puerto Madero que igual busca la manera de salir a flote. ¿Traerán finalmente los turistas ese alivio que la zona tanto necesita?

Dejá tu comentario