Tras el Brexit, Gran Bretaña anunció el retorno de los pasaportes azules

Información General

Los documentos fueron utilizados desde 1921 a 1988 y, tras la salida del país de la Unión Europea, volverán a emitirse en el mes de marzo. Los ciudadanos que posean el comunitario podrán utilizarlos hasta su vencimiento.

El Gobierno de Gran Bretaña informó que volverá a emitir el emblemático pasaporte de color azul marino para todos los ciudadanos que desean salir e ingresar al país desde marzo, luego de la salida de la Unión Europea el mes de pasado.

Estos tradicionales documentos fueron usados entre 1921 y 1988 y, de acuerdo a la secretaría de Interior, enaltecerán las insignias patrias.

La secretaria de Interior, Priti Patel, manifestó: “Al regresar al emblemático diseño azul y oro, el pasaporte británico estará enlazado nuevamente con nuestra identidad nacional y no veo la hora de viajar con él”.

En cuanto a los que posean pasaportes comunitarios de la Unión Europea color bordó podrán utilizarlos hasta su fecha de vencimiento.

Sin embargo, varios oponentes al Brexit señalaron algo irónico: los pasaportes serán fabricados por una empresa europea, la franco-holandesa Gemalto.

Desde la incertidumbre provocada por el Brexit hace que cada vez más empresas elijan los Países Bajos como nueva sede europea, anunció el viernes el Ministerio de Asuntos Económicos y Clima neerlandés.

Más de 140 compañías que tenían su sede europea en el Reino Unido se instalaron en territorio neerlandés, informó la agencia holandesa de inversión extranjera (NFIA) del Ministerio de Asuntos Económicos.

La agencia agregó que del récord de las 397 compañías que llegaron en 2019, 78 eran procedentes del Reino Unido.

Por otro lado, el gobierno de Boris Johnson anunció que esperaba implementar para 2.021 un mecanismo de puntos sobre la base del modelo australiano, conocimiento del idioma inglés calificación profesional adecuada y oferta de trabajo como requisitos para la inmigración.

Los empresarios advirtieron que sobre todo impactará en el sector de alimentos, debido a que la mano de obra depende en gran medida de los ciudadanos de la Unión Europea (UE).

En declaraciones a medios británicos, Tom Hadley, director de políticas de la Confederación de Reclutamiento y Empleo, sostuvo que los empleos que el gobierno considera "poco calificados", son vitales para el bienestar y el crecimiento empresarial.

"El anuncio amenaza con excluir a las personas que necesitamos para proporcionar servicios en los que los consumidores confían", subrayó.

"Se necesita acceso a trabajadores que puedan ayudar a cuidar a los ancianos, construir viviendas y mantener la economía sólida", agregó el dirigente al diario The Guardian.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario