Motociclistas, principales víctimas fatales en accidentes que involucran a distintos medios de transporte

Información General

El 52% de las víctimas fatales de accidentes de tránsito, que combinan todo tipo de medio de transporte, correspondió a ocupantes de motos, según datos de 2020 de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Como en muchos otros ámbitos, el contexto de pandemia de 2020 impulsó cambios importantes en materia de seguridad vial, y ello condicionó el balance 2020 de accidentes de tránsito.

En el inicio de la cuarentena, cayó drásticamente la circulación de los vehículos y del transporte público. Así, muchas personas se volcaron al uso de la motocicleta como medio de movilidad alternativo.

A partir de la fase de aislamiento administrado, se percibió una leve tendencia creciente y sostenida, que luego en la reapertura progresiva en la movilidad de la población, llegó hasta el 75% en todo el país con excepción de AMBA y Chaco.

Frente a este panorama, el total de víctimas fatales como consecuencia de un siniestro vial combinando todo tipo de medio de transporte ascendió a 1.517 y si bien es inferior a los datos reportados en años de mayor movilidad, el perfil de las víctimas fatales se mantiene, son hombres entre 15 y 44 años y el 52% eran ocupantes de motos, según datos de 2020 de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

En medio de esta cruda realidad, la Fundación Gonzalo Rodríguez, pionera en el compromiso en impulsar acciones en materia de movilidad responsable a nivel internacional, llevó adelante un plan de cursos de capacitación segura de motos, junto a la ANSV.

A través de una serie de cursos y capacitaciones de formadores, que se dictaron en una primera etapa de manera presencial y luego en formato online en todo el país, se apuntó a concientizar en la enseñanza de la conducción segura de motocicletas y aportar una herramienta más de seguridad para todos aquellos conductores que quieran tramitar su licencia.

El objetivo de este proyecto (que forma parte de un plan estratégico integral) apuntó a reforzar los requisitos de los cursos teóricos preexistentes para el otorgamiento de la licencia. De esta manera, se trabajó en la creación e implementación del Curso de Formación de Capacitadores, con el objetivo de contribuir a la seguridad del usuario de la motocicleta, para entender la Seguridad Vial desde un punto de vista holístico (tratando la realidad de la problemática) reconocer el rol que la motocicleta tiene en las sociedades- sobre todo en este contexto de Covid 19- y desarrollar fuertemente los conceptos de Usuarios Vulnerables del tránsito y, de esta manera, comprender los motivos de la alta tasa de mortalidad en la región.

"En Argentina, al igual que en todo el mundo, la pandemia impactó en las formas de movilidad de la gente. El contexto hizo que se requiera un foco adicional en el fomento y fiscalización del uso de los sistemas de seguridad según el transporte, ya que parte de la población cambió su forma de desplazarse. Por eso, es preciso que se sepa que, así como se deben tomar recaudos para evitar el contagio, se deben adoptar medidas de seguridad correspondientes", expresa María Fernanda "Nani" Rodríguez, presidenta de la Fundación Gonzalo Rodríguez e impulsora de esta iniciativa.

Durante todo el transcurso de este año, la formación se llevó adelante en distintas provincias del país. Y debido al contexto de pandemia, la presencialidad se debió suplir con encuentros virtuales a través de la rápida implementación de un campus virtual de la Fundación y una evaluación que se llevó a cabo junto a la ANSV, que les permitió certificarse. Cabe destacar que el proyecto también cuenta con el financiamiento de UPS Foundation y el apoyo de FIA Foundation, como todas las iniciativas de la Fundación Gonzalo Rodríguez.

En total se capacitaron 289 formadores, quienes ya están preparados para seguir instruyendo a futuros conductores en 242 centros de Emisión de Licencias Nacional de todo el país, correspondientes a: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Salta, San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán.

"En gran parte de Argentina, como en muchos otros países de la región, la obtención de la Licencia de Conducir es un simple trámite administrativo, donde algunas veces toman exámenes físico o psicológicos, otras se dicta un curso que trata aspectos legales o de señalética y en menos ocasiones se toman exámenes teóricos o prácticos. Como resultado, la mayor parte de las veces esa licencia para conducir es otorgada a personas que no han demostrado estar capacitadas para hacerlo de manera correcta y segura", describe Jorge "Yuyo" Rubino, responsable del Área de Seguridad de los Motociclistas de la ANSV.

Desde la ANSV, "consideramos que los Centros Emisores de Licencias deben ayudar a capacitar a los futuros motociclistas y ser muy exigentes en las pruebas previas al otorgamiento de licencias. En esa línea de trabajo, la contribución de la Fundación Gonzalo Rodríguez ha sido y sigue siendo de fundamental importancia para mejorar la capacitación de quienes trabajan en los Centros Emisores. Sabemos que esto va a generar mejores conductores y reducirá la cantidad de siniestros y víctimas relacionados con el tránsito de motociclistas", agregó.

A través de esta formación, se puso énfasis en mejorar el proceso de obtención de las licencias de conducir, generando mayor seguridad en manejo y, por ende, menos muertes de niños, peatones, ancianos, considerados como grupo de usuarios vulnerables de tránsito.

Un dato a considerar es que las provincias del norte argentino siguen siendo aquellas donde la participación de los motociclistas entre las víctimas fatales supera el promedio nacional del 52% (que de por sí es muy alto, teniendo en cuenta que el promedio mundial es de aproximadamente un 28%).

A pesar de este panorama, hay casos de éxito donde se vislumbra un cambio, luego del trabajo que se viene llevando a cabo y la capacitación brindada por la Fundación Gonzalo Rodríguez.

La provincia de Misiones es un ejemplo de ello. Allí, la ciudad de Oberá fue el primer municipio de la región en separar los cursos para conducir auto y moto. Por medio de una ordenanza municipal, se estableció la diferenciación entre motociclistas y automovilistas en el dictado de los cursos teórico y práctico, con el objetivo de fortalecer conocimientos y habilidades de los nuevos conductores de moto y, en consecuencia, disminuir la tasa de siniestralidad y mortalidad de los motociclistas en la ciudad.

Asimismo, el primer municipio del país en separar los cursos de otorgamiento de licencias de motos en el marco de este programa fue Bella Vista de la provincia de Corrientes, donde se destacó el desarrollo del programa de capacitación para el fortalecimiento de las capacidades técnicas para quienes dictaron los Cursos de Formación.

Es de destacar que, si bien la Fundación se enfoca en la Seguridad Vial Infantil, en nuestro país se pueden conducir ciclomotores de hasta 50 c.c. de cilindrada a partir de los 16 años.

"En un choque en moto, el cuerpo absorbe una magnitud energética enorme, lo que aumenta significativamente la posibilidad de salir gravemente herido o perder la vida. Es vital la precaución, el cumplimiento de las normas y el uso del casco homologado e integral, ya que es el único que cubre la cara, además de la cabeza”, manifiesta Nani Rodríguez.

QUÉ TENER EN CUENTA AL TRANSITAR EN MOTOCICLETA:

-Para circular en moto es obligatorio el uso de casco homologado

-Respetar la velocidad máxima permitida.

-Sólo si el conductor es mayor de edad puede llevar un acompañante.

-No está permitido que viajen más de dos personas en una moto.

-Ambas deben usar casco debidamente colocados y abrochados.

-Contar con espejos retrovisores.

-Tener la licencia para conducir moto vigente y correspondiente al tipo de cilindrada.

-Documentación necesaria: Licencia, certificado de revisión técnica vehicular, patente y seguros vigentes, DNI y cédula de identificación de la moto.

Dejá tu comentario