19 de marzo 2007 - 00:00

Siguen las cancelaciones y demoras en los vuelos

El radar de los entredichos. Para los pilotos no es seguro, para la Fuerza Aérea brinda el máximo de seguridad. El gobierno anunció que alquilará dos para terminar con la disputa.
El radar de los entredichos. Para los pilotos no es seguro, para la Fuerza Aérea brinda el máximo de seguridad. El gobierno anunció que alquilará dos para terminar con la disputa.
Las largas colas producto de las demoras y cancelaciones de vuelos es una postal que se repite en el Aeroparque Jorge Newbery y en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, tanto que se han vuelto familiares, por la reiteración de las fallas de un radar de control aéreo. Por ese desperfecto es que, el pasado viernes, Néstor Kirchner dijo haber que se alquilasen dos de estos aparatos.

En un acto realizado el viernes en Chubut, el Presidente dijo que dio «la orden para que se alquilen dos radares más para que no haya ningún tipo de dudas y todos los argentinos estén absolutamente seguros». Esta medida fue tomada por los empresarios de empresas aerocomerciales como un reconocimiento a los problemas en el sector.

Kirchner, además, afirmó que tiene la determinación de «avanzar en todo el proceso de recuperación de la quebrada estructura aérea argentina». Para poder continuar de la mejor manera posible con los vuelos, hay un grupo de controladores que está a cargo del tráfico de aviones en el aeropuerto de Ezeiza.

Estos trabajadores aseguraron que la falta del radar principal no los afecta, ya que en muchas oportunidades trabajaron en estas condiciones y «nunca pasó nada». De esta manera, la asistencia manual que brindan las 180 personas que se desempeñan en el centro de control del aeropuerto parece ser, al menos para ellos, algo frecuente. Por su parte, uno de los supervisores del sector admitió que en algunas oportunidades realizaron su tarea «en peores condiciones» y que «nunca, jamás, han chocado dos aviones».

El jueves pasado, los pilotos de Austral realizaron una huelga que forzó a la cancelación de todos los vuelos a la espera de garantías en la seguridad de los controles aéreos del país, lo que derivó en la creación de un organismo civil que verifica la seguridad aérea.

Dejá tu comentario

Te puede interesar