Trabajo dictó conciliación obligatoria y delegados levantaron el paro de subtes

Información General

Más de un millón y medio de usuarios del subterráneo y el premetro padecieron hoy las consecuencias de un sorpresivo paro en ese servicio de transporte público, que además ocasionó innumerables inconvenientes para el tránsito, sobre todo en el micro y macrocentro porteño.

El paro comenzó poco después de las diez de la mañana, cuando los delegados de base interrumpieron progresivamente el servicio de todas las líneas -a excepción de la H- y el premetro disgustados porque no fueron incluidos en un programa de ascensos de la empresa concesionaria Metrovías.

Hacia las seis de la tarde, tras seis horas de paro casi total, el Ministerio de Trabajo recibió a representantes de Metrovías y emitió una resolución en la que instó a los trabajadores a levantar la medida de fuerza.

Pasadas las 20:00 la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria por un tiempo de 15 días, disposición que se demoró en su aplicación.

Los trabajadores del subterráneo tuvieron que reunirse en asambleas, antes de decretar el levantamiento de la medida de fuerza.

En un primer momento, sólo los delegados de la línea D decidieron reanudar el servicio y luego se plegaron los trabajadores de la línea H, ya según pudo establecer Noticias Argentinas los delegados de base no respondían al gremio madre de la UTA.

Por eso en el horario pico del retorno de la jornada laboral los colectivos con paradas en las terminales ferroviarias de Constitución, Retiro y Once lucían abarrotados de pasajeros.

Los colectivos se vieron desbordados ante el sorpresivo incremento de usuarios, quienes tuvieron que soportar el malestar con paciencia, con un servicio que por momentos no pudo cubrir la demanda.

Luego de casi diez horas de paro, el servicio fue reestablecido, ya que los trabajadores del subterráneo decidieron acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo.

La medida de fuerza -que no tenía una hora de finalización- afectó a las líneas B, C y D y al Premetro, mientras que en la línea A los empleados de Metrovías, en un principio, liberaron los molinetes y dejaron pasar gratis a los pasajeros.

Los delegados del gremio del subte paralizaron desde las 10:20 los subterráneos de las líneas C y D -en primera instancia- en protesta por un nuevo sistema de promociones y ascensos, mientras que minutos más tarde hicieron lo propio en el ramal B.

Según se indicó, los delegados -que están enfrentados a la conducción del sindicato- rechazan el sistema de promociones de la compañía ya que, según estimaron, favorecerá a los "amigos" de la concesionaria de los subtes.

A su vez, Lucía Maldonado, vocera de la empresa, explicó que inicialmente los sindicalistas intentaron "interrumpir un curso de capacitación" que se dicta a los empleados.

"Como no lo lograron, fueron a parar la línea C del subte. Allí, algunos se tiraron a las vías para impedir la salida de las formaciones", explicó Maldonado en declaraciones a la prensa.

Dejá tu comentario