Tras 5 horas de tensión, finalizó toma de rehenes

Información General

Un joven delincuente de 19 años mantuvo hoy en vilo durante toda la mañana a la zona norte del conurbano bonaerense, donde intentó asaltar una casa, baleó en el rostro a una mujer y luego tomó como rehén a una anciana de 84 años, a la que liberó sana y salva cinco horas y media más tarde.

Tras intensas gestiones de los mediadores especializados en tomas de rehenes, el asaltante, que estaba fuertemente afectado por los efectos de algún estupefaciente, se entregó a las autoridades policiales luego de que su propia madre y un tío lo convencieran de que depusiera la actitud.

En el comienzo de la toma de rehenes, el sujeto, que estaba armado con revólver calibre 22, había baleado en el rostro a una kinesióloga de 55 años, quien fue prontamente liberada y trasladada a un hospital cercano, donde quedó fuera de peligro.

En tanto, la mujer de 84 años que estuvo cinco horas y media en el living de su casa a merced del delincuente, fue liberada "muy bien de salud y de ánimo", pese a que recientemente había sido sometida a una cirugía de cadera, según explicaron las autoridades policiales que intervinieron en el hecho.

El dramático episodio se inició pocos minutos antes de las 9:00 en la vivienda de Maria del Carmen Gigante, de 84 años, ubicada en las calles Belgrano y Villalonga, del barrio Gutiérrez, de Don Torcuato.

En ese momento, la kinesióloga Silvia Lima, de 55 años, arribaba a la finca y cuando le abrieron la puerta, fue sorprendida por el delincuente, que se llamaría Ezequiel y tiene 19 años.

Aparentemente, la profesional habría intentado resistir el robo, por lo que el delincuente efectuó un disparo que le impactó en la cara, lo que fue advertido por vecinos que dieron a aviso a la policía.

De este modo, el lugar fue rápidamente cercado por una importante cantidad de efectivos policiales que llegaron advertidos de lo sucedido por vecinos de la zona, y dispusieron que más de cuatro cuadras a la redonda fueran evacuadas.

Al verse rodeado, el ladrón, quien vive en la zona, liberó a la mujer herida, quien fue trasladada de inmediato al Hospital de Pacheco, donde fue intervenida quirúrgicamente y quedó internada.

La mujer que fue herida es una kinesióloga que iba a asistir a la anciana en su recuperación por la operación que le habían practicado en la cadera.

Ante la dramática situación que empezaba a verse en los medios de comunicación, se hicieron presentes en el lugar familiares del delincuente, que más tarde colaboraron para convencerlo de que depusiera su actitud.

Entre ellos se encontraban su madre, su tío y su mujer, de 18 años, con quien tiene un pequeño bebé.

Además, hasta la zona llegaron el grupo especial Halcón, de la policía bonaerense, y un centenar de uniformados, que cercaron la cuadra donde se desarrollaba el drama.

Mientras tanto, un negociador se puso en contacto con el delincuente, que pidió un auto para escapar, pero le fue negado, mientras se convencía a los familiares de que tomaran parte en las negociaciones.

De este modo, con la colaboración del tío y la madre del agresor, se inició un proceso de conversaciones que terminó poco antes de las 15:30, cuando el joven dejó el libertad a la octogenaria y se entregó a las autoridades, que lo llevaron a la comisaría local para ponerlo a disposición de la Justicia.

Dejá tu comentario