Un espectáculo esperado: llegan las ballenas francas a las costas de Chubut

Información General

En concordancia con el fin de semana largo, los mamíferos más grandes que aún prevalecen en el planeta, las Ballenas Francas, arribarán a las costas de la Península de Valdés, informaron hoy desde la Casa de Gobierno de Chubut.

El arrivo de los cetáceos a las aguas del Golfo podrá ser visto en vivo desde cualquier punto de la Argentina ya que tres cámaras-

dos se ubicarán en la superficie y una bajo el agua- filmarán permanentemente (12 horas continuas de transmisión diaria)la llegada de las ballenas.

Como un regalo "mágico", los trabajadores que decidieron apartarse de la vorágine laboral urbana para descansar unos días a orillas del mar en un escenario de montañas, podrán disfrutar de forma gratuita de un espectáculo sonoro y visual singular.

Así, desde este viernes y a partir de la mañana se transmitirá el acontecimiento, anhelado con ansias y regocijo por parte de las comunidades locales y turistas de todo el mundo.

La página web oficial del Gobierno provincial será la encargada de reproducir este show natural por medio del satélite Nahuelsat, y a través del cual todos los canales de televisión que deseen podrán tomar la señal difundida y retransmitirla a su audiencia, afirmaron fuentes provinciales.

De esta manera, "se mostrará al mundo los atractivos naturales de la Península de Valdés mientras se aguarda por el momento cumbre de la vigilia: la llegada de las Ballenas Francas", subrayaron fuentes gubernamentales.

Las ballenas son el principal atractivo turístico de lo que se denomina la Comarca Península Valdés cuyo avistaje, por sus características, es único en el planeta, y comprende la región del noreste de Chubu que incluye las ciudades de Puerto Madryn, Trelew, Rawson, Puerto Pirámides, Gaiman, Dolavon 28 de Julio y Dique Florentino Ameghino.

De acuerdo a los expertos, el rorcual común puede medir entre 25 y 30 metros de longitud, y pesar de 150 a 200 toneladas.

Su corazón es del tamaño y peso de un pequeño coche utilitario y su cuerpo está recubierto de una espesa capa de grasa que le permite mantener su temperatura corporal entre los 36 y 37 grados, incluso en aguas muy frías.

Dejá tu comentario