Un barco "volador" busca salvar a Venecia de las olas

Información General

Gracias a un sistema de hidroalas, este tipo de embarcación es capaz de flotar sobre la superficie del agua y no generar estelas que dañan los edificios venecianos.

Venecia ha estado en peligro durante mucho tiempo por las olas que los barcos a motor crean a lo largo de sus canales, erosionando los cimientos de edificios históricos y amenazándolos con el colapso.

Un nuevo barco eléctrico que vuela sobre el agua, presentado durante el evento Salone di Nautica, podría ser una solución. La erosión, un problema conocido como "moto ondoso", es causado por las estelas de las lanchas a motor, autobuses acuáticos y ferries que chocan contra las paredes de los edificios ubicados a lo largo de los canales.

El barco eléctrico de la compañía sueca Candela, el Candela C-7, funciona con hidroalas controladas por computadora, o "alas" submarinas, que elevan el casco en el aire y hacen que parezca que vuela sobre el agua. La empresa afirma que su tecnología reduce significativamente el daño del "moto ondoso".

"El barco tiene cinco sensores que leen el agua y se comunican con el sistema informático en el barco", dijo María Rohman, de Candela, al conducir el C-7 sobre la laguna de Venecia durante una prueba de manejo el fin de semana.

"El sistema informático le dice a las alas que se muevan y se mueven 100 veces por segundo, hacia adelante y hacia atrás y en diagonal para mantener el barco estable. Entonces cuando estás volando, vas a unos 15 nudos. Es extremadamente estable sin golpear contra las olas, simplemente navegas", agregó.

Candela dice que el barco viaja silenciosamente con la energía de una batería, usando poca energía y creando una ola de menos de 5 centímetros de altura, similar a la de los botes de remo tradicionales.

La compañía también está trabajando en una lancha taxi y en un ferry, utilizando la misma tecnología. Candela espera que sus hidroalas se conviertan en un medio de transporte regular en Venecia, reduciendo la contaminación y la erosión.

"Esta es una ciudad antigua. Todos amamos Venecia y si podemos ayudar a salvarla, deberíamos hacerlo", dijo Rohman.

Dejá tu comentario