Economía

La economía creció un 0,6% en el segundo trimestre

La recuperación de ese período se explica por el aumento de las exportaciones y las actividades vinculadas. El resto de las variables fueron negativas.

El Producto Bruto Interno (PBI) del segundo trimestre de este año registró una leve mejora del 0,6% respecto de igual período del año anterior, debido básicamente a la expansión de las exportaciones y la actividad del campo. El comportamiento del resto de las variables que determinan la actividad económica fue negativo.

Con ese resultado, la primera mitad de 2019 concluyó con una baja del 2,5%. Los datos corresponden al Informe de Avance del Nivel de Actividad que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), que conduce Jorge Todesca.

p5-pbi.jpg

El PBI del período abril - junio de este año es equiparable al del segundo trimestre del 2010, o dicho de otro modo, la actividad no crece desde ese momento. Los datos oficiales muestran que desde ese período, el comportamiento la economía muestra el registro de un pico de crecimiento en un cuatrimestre seguido de por lo menos tres de caída.

Los resultados del segundo trimestre del 2019 se explican, por un lado, en una baja del 4,6% de la Oferta Global, debido especialmente a una caída del 22,7 % en importación de bienes y servicios.

Por otro lado, en la Demanda Global se registró una caída del 18% en la formación bruta de capital fijo, el consumo privado bajó 7,7%, el público 1,7% mientras que las exportaciones de bienes y servicios registraron una suba del 15%.

La descapitalización ocurrida en el segundo trimestre se debió al decrecimiento de 7,5% de la inversión en construcciones, a la suba del 7,8% de otras construcciones, a la disminución de 22,5% en maquinaria y equipo y la caída del de 48,3% en equipo de transporte.

Entre los sectores de la eco- nomía que mejor funcionaron en el período figura la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, con un incremento de 46% respecto de igual lapso del año anterior, luego de tener una mejora interanual en el primer trimestre del 8,2%.

Claramente, la devaluación de abril del 2018 fue el detonante del ciclo recesivo. En el segundo trimestre el PBI había bajado 3,8%; en el tercero,3,7% en el cuarto, 6,1%; y 5,8% en el primero de este año. El gobierno confiaba, de acuerdo a sus proyecciones, en una salida de la recesión en el segundo trimestre de este año, con una caída de la inflación. Pero las previsiones no resultaron y se agravaron tras el resultado de las elecciones primarias de agosto que cambiaron el escenario, con una nueva y fuerte devaluación, de modo que se espera que el período recesivo con alta inflación se prolongue hacia el año próximo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario