Política

La Legislatura porteña aprobó los nuevos Código Urbanístico y de Edificación de la Ciudad

Construcciones de hasta 38 metros de altura, techos verdes ecológicos, blancos contra el calor y departamentos de 18 metros, son algunas de las disposiciones aceptadas por la nueva iniciativa impulsada por el Gobierno porteño.

La Legislatura porteña convirtió este jueves en los nuevos Código Urbanístico y de Edificación de la Ciudad que establecen los rangos para futuras construcciones, que no podrán superar los 38 metros de altura, contemplan microdepartamentos de 18 metros cuadrados y plantean criterios de sustentabilidad como los "techos blancos" para combatir el calor.

Ambas iniciativas obtuvieron 34 votos a favor del bloque Vamos Juntos y 23 en contra del arco opositor en la sesión ordinaria de la Legislatura, donde vecinos de la Ciudad concurrieron a manifestar su rechazo por considerar que "restará espacios verdes y públicos y fomentará desarrollos inmobiliarios en detrimento de los habitantes porteños".

Las normativas, que fueron elaboradas por el Gobierno de la Ciudad y remitidas al Parlamento en abril pasado, apuntan a modernizar el Código de Planeamiento Urbano que data de 1977 y establece dónde, cuánto y con qué criterios se debe construir en el distrito.

En tanto, el Código de Edificación databa de 1943 y fijaba cómo y con qué materiales debían hacerse las nuevas obras.

No al Código urbanístico.jpg

En el caso del Código Urbanístico, se redujeron de 27 a seis la cantidad de alturas permitidas para las futuras edificaciones en cada barrio, con el propósito de "homogeneizar" los niveles de las construcciones a partir de un rango que va de los 9 y 10,5 metros, principalmente en pasajes y calles, hasta los 38 metros en zonas de grandes corredores, como las avenidas Del Libertador y 9 de Julio.

También quedó instituida una "mixtura de usos" de los suelos en los barrios, que habilita una combinación en una misma zona de distintas actividades -como áreas comerciales, viviendas y servicios sociales- lo que marca una diferencia con la antigua norma, que contenía sectores específicos para cada función, como residenciales o industriales.

Asimismo, el nuevo código aplica criterios de sustentabilidad para las futuras construcciones, como la exigencia de que cuenten con "terrazas verdes" o "techos blancos" que absorban el calor en épocas de alta temperatura y la prevención de inundaciones a través de la recolección y uso del agua de lluvia.

El Código de Edificación, en tanto, fija nuevos materiales y sistemas de construcción que son considerados "más eficientes" para las obras, y deja establecidas las subdivisiones en los ambientes de los departamentos para "mejorar los espacios".

En ese punto, abrió la chance de los denominados "microambientes" de 18 metros cuadrados, que generó fuertes críticas de parte de asociaciones de personas con discapacidad o movilidad reducida por los inconvenientes que les causaría para su desplazamiento.

Por ello, se dispuso que no podrán existir edificios enteros con ese tipo de "microdepartamentos", sino que "sólo la mitad de las unidades estarán autorizadas a contar con esa métrica".

Por otra parte, habrá nuevos modelos de arquitectura inclusiva, ya que los nuevos bares y restaurantes podrán tener baños unisex o incorporar dispositivos para el cambio de pañales de los bebés en baños masculinos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario