Ambito Nacional

Mercosur-UE: vitivinícolas piden baja de tasas locales

Celebran el entendimiento, pero reclaman también beneficios como la reducción de costos de fletes y menor carga impositiva.

En una cumbre realizada ayer en Olivos (ver aparte) el presidente Mauricio Macri y el ministro de la Producción Dante Sica repasaron los puntos del acuerdo Mercosur-Unión Europea (UE) ante cámaras vitivinícolas cuyanas, desde donde elevaron una serie de peticiones para que la quita de trabas arancelarias no perjudique la actividad del sector ante un eventual ingreso a la región de vinos baratos de origen europeo.

En la reunión se confirmó la primera noticia positiva para la vitivinicultura local: los aranceles se extinguirán recién en ocho años y de manera gradual. Actualmente van de un 20% a 27% para productos europeos que llegan al Mercosur, y de 4% a 9% para los vinos de la región que se exportan al Viejo Continente. Es decir, junto con la celebrada posibilidad de abrir nuevos mercados en la UE, también países como Brasil tendrán una reducción de precios de botellas de España o Portugal.

“Son 8 años para que Argentina haga los deberes y se puedan corregir los factores en contra. Argentina es competitiva, el drama es la situación del Estado, la estabilidad del dólar. Que desaparezcan los aranceles obliga a rever impuestos a las exportaciones, a bajar la carga impositiva y mejorar la logística”, señaló a Ámbito Financiero Eduardo Sancho, uno de los directores de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y titular de la Federación de Cooperativas FECOVITA.

p17-subsidios.jpg

En la práctica, el plazo de ocho años se verá extendido a casi diez, ya que el acuerdo deberá ser refrendado por los países miembros del Mercosur y de la UE para entrar en plena vigencia. En ese periodo, el sector deberá encarar reformas para mejorar la competitividad. “En la medida que Argentina no cambie, es un riesgo. Europa tiene subsidios fuertes al agro. En Argentina una caja de vinos está u$s25, en España u$s22, Portugal es aún más bajo. Sin arancel, ellos ponen una botella a un euro en la región. Hemos logrado tener tiempo. Estamos conformes con el acuerdo pero hay que trabajar”, dijo a este medio Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina. “Sin aranceles, compite la carga impositiva argentina contra los subsidios europeos”, completó Sancho.

En ese sentido, el organismo American Association of Wine Economists (AAWE) informó que los subsidios en 2018 fueron unos 1.000 millones de euros, el 90% repartidos entre Italia, España y Francia. Por eso, la principal preocupación es que la baja de aranceles lleve a perder terreno en el mercado brasileño, que importa unos 120 millones de litros anuales (cerca de un 15% de vinos argentinos). Un informe del Observatorio Vitivinícola reflejó: “En Brasil, el efecto ‘arancel cero’ sobre los precios promedios a los cuales ingresan los vinos importados de la UE: vinos portugueses por debajo del precio de los vinos argentinos; Italia y España quedarían al mismo nivel que los vinos argentinos, en tanto que Alemania y Francia se mantendrían por encima del producto argentino”. Y el trabajo consideró que en nuestro país habrá una mejora en los precios al consumidor que podrían lograr los vinos europeos, con “potencial afectación a vinos de gama media argentinos”. A conclusiones similares llega otro trabajo de Bodegas de Argentina: “Una eliminación del arancel de importación de entre 20 y 27% podría perjudicar a las exportaciones de vino argentino en beneficio de las exportaciones europeas en el mercado de Brasil, principalmente en segmentos de bajo precio”. El análisis del Observatorio hace hincapié en que el principal comprador de vinos argentinos es el Reino Unido, que ya no forma parte de la UE tras el “Brexit”. Este hecho matiza la ganancia del acuerdo.

Por eso, en la reunión de ayer, de tono celebratorio, las cámaras también pidieron una reducción de la carga impositiva y beneficios en torno a los fletes terrestres, ya que la producción vitivinícola se encuentra a mil kilómetros de los puertos, un costo adicional que también se debe mejorar ante el nuevo escenario.

Pasas y uva

“Como provincia, creemos que lo primero que tenemos que conocer es la letra chica, producto por producto. Hubo información a las cámaras pero no a los gobiernos provinciales”, dijo a este medio Andrés Díaz Cano, ministro de Producción y Desarrollo Económico de San Juan. “Necesitamos también la información para ponernos a trabajar con la cadena de producción”, agregó el funcionario del peronista Sergio Uñac.

Desde esa provincia, la Federación de Viñateros y Productores Agropecuarios expresó “su total apoyo a la firma del acuerdo marco”. “Creemos que alcanzar acuerdos comerciales nos ubica a la altura de nuestros competidores ofreciéndonos oportunidades de crecimiento y vinculación con grandes mercados. Además, se abriría un posible horizonte comercial con el principal consumidor de vinos que es la Unión Europea”, señaló la entidad.

También Fernando Morales, presidente de la Cámara de Exportadores de Mosto, que apunta a otro eslabón de la cadena, se manifestó a favor del acuerdo, en especial en lo referente a “vino fraccionado, pasas y uva fresca”.

Sin embargo, en diálogo con Ámbito Financiero se lamentó porque no se haya incluido el vino a granel y el mosto. “Tenemos entendido que Brasil y Uruguay pidieron que se excluya del acuerdo”, añadió.

Cámara de Comercio Exterior de San Juan (CACEX) también consideró que en la economía regional de la provincia, los principales beneficios serán en pasas y uva fresca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora