A Putin no le gusta que le besen la mano

Mundo

El presidente ruso Vladimir Putin se mostró sorprendido y algo enojado cuando un monje ortodoxo se inclinó con la intención de besarle la mano.

El incidente se produjo durante la visita oficial de Putin al Monasterio de la Transfiguración de Valaam, en la isla rusa de Valaam.

En la filmación de la televisión estatal se aprecia como el monje se inclina para besar su mano, y Putin la retira con rapidez con un evidente gesto de disgusto.

Dejá tu comentario