Aliado causa primera crisis a Berlusconi

Mundo

Roma (EFE, Reuters) - El líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, socio de Silvio Berlusconi y probable futuro ministro de Reformas de Italia, afirmó ayer que «se debe expulsar a los inmigrantes» y usar para ello «todos los instrumentos que sirvan». Además, provocándole el primer dolor de cabeza al futuro premier, amenazó con recurrir a las armas para imponer el federalismo y dijo que aquél debe obedecerlo.

Bossi hizo esa declaración a los periodistas que lo esperaban en la puerta de la Cámara de los Diputados, donde entró entre los aplausos de un grupo de seguidores, ya que ayer dio comienzo la XVI Legislatura italiana, dominada por el centroderecha.

«Debemos expulsar a los inmigrantes y debemos realizar el federalismo fiscal. Para ello, debemos usar todos los instrumentos que sirvan», aseguró el líder de la xenófoba Liga Norte.

Luego amenazó con el recurso a las armas a quienes no estén de acuerdo con el federalismo fiscal, que rechaza la izquierda.

«No sé qué quiere la izquierda, nosotros estamos preparados. Si quieren enfrentamientos tengo trescientos mil hombres siempre dispuestos», dijo.

Berlusconi intentó quitar importancia a las declaraciones del líder de la Liga Norte. «Sus fusiles son de papel», dijo Berlusconi, a lo que Bossi respondió: «Los fusiles están siempre preparados». Sobre el gobierno, Bossi aseguró, desafiante, que él será el ministro de Reformas y recordó que Berlusconi «se ha casado con la Liga y ahora debe obedecer».

Mientras el nuevo gobierno de centroderecha, que prometió ser más duro con la inmigración, se prepara para asumir sus funciones, un nuevo estudio mostró que la mayoría de los italianos tiene una visión cada vez más negativa sobre los inmigrantes, sobre todo si son musulmanes. Según una encuesta realizada por el centro de investigación Makno y encargada por el Ministerio del Interior, 55,3% de los consultados dijo que la inmigración de países islámicos era más problemática que la de países cristianos.

Dejá tu comentario