2 de febrero 2004 - 00:00

Arabia Saudita: 244 muertos en una ceremonia religiosa

Dos millones de personas participaron de la Lapidación de Satán. El 23 de mayo de 1994, en Mina, perdieron la vida 270 peregrinos, 343 en 1997, 119 en 1998, 35 en 2001 y 14 en 2003.
Dos millones de personas participaron de la Lapidación de Satán. El 23 de mayo de 1994, en Mina, perdieron la vida 270 peregrinos, 343 en 1997, 119 en 1998, 35 en 2001 y 14 en 2003.
Mina, Arabia Saudita (AFP) - La celebración de la Lapidación de Satán les costó la vida a 244 peregrinos que murieron pisoteados o asfixiados en Mina, cerca de La Meca, en tanto que 200 resultaron heridos en esta multitudinaria manifestación que congregó a dos millones de musulmanes.

El ritual consiste en que la multitud de peregrinos, vestidos de blanco y armados con piedras, se abalanza hacia el lugar, donde se encuentra el pilar de 18 metros de altura que simboliza al demonio y que deben apedrear en el rito llamado Hadj.

• Dificultades

El tumulto se desencadenó sobre el puente Khamarat de Mina, donde numerosos peregrinos fueron golpeados ferozmente. Según las autoridades sauditas, la presencia en las inmediaciones de acampantes locales provocó las dificultades para movilizarse a la multitud.

La lapidación, que incluye insultos y golpes con lo que sea, marca el inicio del Eid al Ahda, la Fiesta del Sacrificio, una de las fechas más importantes para el mundo musulmán, en homenaje al cordero sacrificado por Abraham, en agradecimiento a Dios por haberle evitado la tarea de matar a su propio hijo.

Según el ministro del Hadj, otras 272 personas han fallecido de causa natural durante el peregrinaje.

La celebración de este año se inició el pasado viernes en La Meca, cuando los fieles comenzaron sus rezos en la Gran Mezquita y caminaron varias veces en torno a la Kaaba, la gran piedra cúbica en dirección a la cual los musulmanes realizan sus oraciones.

Ayer, más de dos millones de personas había participado a pocos kilómetros de La Meca del rito culminante del Hadj, que prevé el ascenso al monte Arafat, donde se recogen las piedras para lanzar al demonio. Tres cuartas partes de los peregrinos eran extranjeros.

Dejá tu comentario

Te puede interesar