Un bombardeo en la frontera entre Nigeria y Níger dejó 7 niños muertos

Mundo

La fuerza aérea nigeriana falló en el objetivo del ataque, causando la tragedia. Otros cinco chicos fueron heridos.

Siete niños murieron y cinco resultaron heridos por "error" el viernes en un bombardeo de la Fuerza Aérea de Nigeria que atacaba a "bandidos armados" en Maradi, sur del Níger, dijo una gubernamental regional.

"Hubo un error en los bombardeos, que cayeron en la frontera y causaron víctimas en nuestro territorio, en la aldea de Nachadé", declaró Chaibou Aboubacar, gobernador de Maradi.

"Las víctimas son doce niños, siete de los cuales murieron y cinco resultaron heridos", agregó.

Cuatro niños murieron en el lugar y otros tres murieron "por las heridas sufridas mientras eran transportados al hospital", agregó Aboubacar.

Según el gobernador, "los padres estaban asistiendo a una ceremonia y los niños probablemente estaban jugando cuando los ataques aéreos los alcanzaron".

El funcionario dijo que creía que los aviones estaban apuntando a "delincuentes armados" en las áreas fronterizas, pero "perdieron su objetivo" e impactaron en en el poblado.

Aboubacar dijo que visitó las tumbas de los niños el sábado, así como la escena del bombardeo.

Varios municipios de la región de Maradi se ven gravemente afectados por la violencia de bandas fuertemente armadas de los estados vecinos de Nigeria, Katsina, Sokoto y Zamfara, según reportes internacionales.

En 2018, Niamey reforzó las patrullas militares a lo largo de su frontera con Nigeria para evitar las incursiones de estas bandas que llevan a cabo asesinatos, secuestros extorsionadores, ataques a comerciantes y robos de ganado, que luego conducen a Nigeria.

En abril de 2021, International Crisis Group (ICG) dijo que temía que pudiera surgir un tercer centro yihadista en esta región de Maradi, explotando las acciones de las bandas nigerianas y los conflictos entre las comunidades locales.

Níger ya se enfrenta a dos frentes yihadistas. El grupo nigeriano Boko Haram y el Estado Islámico en Africa Occidental (ISWAP), su rama disidente, operan en el sureste, mientras que grupos afiliados al Estado Islámico (ISIS) y Al-Qaeda actúan en el oeste.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Maradi alberga a 100 mil refugiados nigerianos, que han huido de los implacables ataques en su país.

A mediados de febrero de 2015, 36 personas murieron en un bombardeo de un avión "no identificado" contra una mezquita en el pueblo de Abadam, en la región de Diffa (sureste), donde los yihadistas de Boko Haram acababan de realizar sus primeros ataques contra Níger.

Dejá tu comentario