EE.UU. presiona al G-20 para imponer una tasa mínima del impuesto a las corporaciones

Mundo

Busca evitar que otras grandes economías se vuelvan más competitivas tras la decisión de Biden de elevar el gravamen a las ganancias del 21 al 28% para financiar un plan de infraestructura.

Washington - Estados Unidos impulsará en el Grupo de los 20 (G-20) un acuerdo global sobre un impuesto mínimo a las ganancias empresariales, anunció ayer la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, una semana después de que el gobierno de Joe Biden presentara un plan de infraestructura financiado mediante un alza de la tributación de las grandes corporaciones.

“Juntos podemos usar este impuesto mínimo global para asegurarnos de que la economía prospere sobre la base de una mayor igualdad de condiciones de tributación para las empresas multinacionales y que se impulse la innovación, el crecimiento y la prosperidad”, señaló Yellen en un discurso en el centro de estudios Council on Global Affairs de Chicago.

Pocos después de que la administración Biden anunciara el 31 de marzo que quiere subir el impuesto a la renta empresarial para financiar un plan de infraestructura de 2 billones de dólares con el objvetivo de crear empleo, Yellen abogó por un esfuerzo internacional para terminar con una “carrera” para llevar este gravamen a un “mínimo” en busca de mantener las condiciones de competitividad.

“La propuesta anunciada por el presidente Biden la semana pasada llama a tomar acciones ambiciosas, incluyendo subir la tasa mínima de impuesto (a las empresas) en Estados Unidos y un renovado compromiso a nivel internacional, reconociendo que es importante trabajar con otros países para terminar con la presión de la competencia fiscal y la erosión del impuesto a la renta de las empresas”, indicó Yellen.

Es necesario poner fin a una “carrera de treinta años a la baja en las tasas impositivas corporativas”, señaló.

Parte del plan de Biden consiste en elevar el impuesto a la renta que pagan las corporaciones desde el 21% actual hasta un 28%.

Sin un mínimo global, Estados Unidos quedaría en desventaja con respecto a otras economías importantes con tasas impositivas más bajas, según expertos en impuestos, y el compromiso del país ayudaría a impulsar las negociaciones para un acuerdo fiscal entre varias de las principales economías.

Yellen presionará en favor de un acuerdo fiscal internacional en el G-20 y en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con miras a establecer una serie de estándares que incluyan a las empresas tecnológicas.

Para la secretaria del Tesoro, es necesario asegurar que los gobiernos tengan sistemas fiscales justos que recauden suficientes ingresos para invertir en bienes públicos esenciales y puedan responder a las crisis. También defendió que todos los ciudadanos compartan la “carga” de financiar a sus gobiernos.

De acuerdo con un alto funcionario del Tesoro, que pidió reserva de su identidad, el G-20 debería abocarse a esta cuestión en julio. La fuente indicó que la Casa Blanca necesita reformar una serie de leyes para llevar a cabo esa reforma fiscal.

Yellen habló en vísperas de la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), así como de la cita de los ministros de Finanzas del G-20, que por la pandemia tendrán formatos virtuales.

La secretaria del Tesoro también destacó que el Gobierno de Biden busca romper con la política de su antecesor, Donald Trump, y volver de lleno a la cooperación multilateral.

“En los últimos cuatro años, vimos de primera mano lo que pasaba cuando Estados Unidos se retira de la escena global. ‘Estados Unidos primero’ nunca quiso decir ‘Estados Unidos solo’”, indicó la funcionaria.

Con respecto a China –que es la segunda potencia global y tiene una relación áspera con Washington–,Yellen reiteró que habrá competencia donde tenga que haberla, colaboración donde sea posible y rivalidad donde sea necesario.

Dejá tu comentario