Bolilla negra para Hugo Chávez en el Mercosur

Mundo

Sus declaraciones y gestos previos lo dejaban entrever, pero ayer Hugo Chávez puso definitivamente a su país prácticamente fuera del Mercosur. Enfrentado con Brasil tras las críticas de ese país al cierre de la principal cadena de TV de Venezuela, el bolivariano emplazó ayer a su vecino a hacer aprobar antes de tres meses el ingreso del país al bloque. Demasiado para el orgullo brasileño. Lula da Silva mandó ayer a sus funcionarios a rechazar el ultimátum, otro jalón en una escalada que satisface el deseo mutuo de desandar un camino errado desde un comienzo. Deberá conformarse ahora Hugo Chávez con el ALBA, una asociación comercial que tiene a la Cuba de Fidel Castro como uno de los principales integrantes.

Caracas (EFE, AFP, Reuters) - El presidente venezolano, Hugo Chávez, lanzó ayer un ultimátum a los congresos de Brasil y de Paraguay para que ratifiquen el proceso de adhesión de Venezuela al Mercosur y dijo que, si no lo hacen, en tres meses retirará la solicitud.

«Vamos a esperar hasta setiembre. No aguardaremos más, porque no tienen razón política ni moral los congresos de Brasil y de Paraguay para no aprobar nuestro ingreso. Si no lo hacen, nos retiraremos hasta que se den nuevas condiciones», afirmó Chávez en vísperas del primer aniversario de la firma del protocolo de adhesión venezolano al bloque. La jefa del gabinete brasileño, Dilma Rousseff, salió a rechazar el ultimátum chavista poco después de que se conociera. «Nadie va a establecer un plazo para ningún país. Ni nosotros. Nadie nos pone plazos a nosotros ni nosotros se los ponemos a nadie», dijo.

En una intervención televisada -emitida en cadena por radio y por televisión- para hacer balance de su reciente gira por Rusia, Bielorrusia e Irán, Chávez insistió en que sectores del Congreso de Brasil retrasan la ratificación del ingreso de su país al Mercosur.

En opinión de Chávez, los empresarios brasileños buscan que se «desmantelen» las protecciones a los productores venezolanos. « Empresarios venezolanos, no los voy a dejar desamparados ante nadie, ni ante Brasil, ni ante Estados Unidos, ni ante Europa, ni ante Irán ni ante nadie», prometió.

  • Cambios

    «Si queremos la integración, hay que cambiar los paradigmas del capitalismo salvaje», dijo también en alusión a la supuesta pretensión de los empresarios brasileños de imponer sus condiciones al resto de los miembros del Mercosur, especialmente a los más pequeños.

    «Si nos piden que nos suicidemos y abramos nuestra economía, no lo vamos a hacer, ni con el Mercosur, ni con la CAN (Comunidad Andina), ni con Europa ni con nadie», manifestó. Justamente, Chávez decidió el año pasado abandonar la CAN -bloque al que pertenecen Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia- para sumarse al otro bloque sudamericano.

    En anteriores ocasiones, Chávez había responsabilizadoa sectores de «la derecha» en Brasil y de otros países del bloque de tratar de impedir el ingreso pleno de su país y dijo que están «utilizando» el caso de la emisora privada RCTV para justificar otras posiciones.

  • Imputaciones

    La polémica entre el presidente venezolano y el Congreso de Brasil se inició a raíz de una declaración de senadores brasileños que criticaron la decisión de su gobierno de no renovarle la licencia a la cadena Radio Caracas Televisión (RCTV), la más antigua y vista del país, que salió del aire el pasado 27 de mayo en represalia por su postura opositora, y le pedían que la reconsiderara.

    Al replicar a esas críticas, Chávez llamó «loro» al Congreso brasileño porque, según él, repite las consignas de Estados Unidos, a cuyo gobierno culpa de «manipular» el caso de RCTV y de seguir con una supuesta «conspiración» en su contra.

    De inmediato se elevaron las voces en el Congreso brasileño, que, igual que el de Paraguay -y al revés que los de la Argentina y Uruguay-, no ha ratificado aún el proceso de adhesión de Venezuela al Mercosur.

    En lo que fue un desaire muy comentado, la semana pasada Chávez emprendió viaje a Rusia mientras los líderes del bloquese reunían en Paraguay. Poco antes de emprender esa gira, el mandatario había señalado: «No estamos desesperados por entrar en el Mercosur. Menos aún cuando sentimos que allí no hay mucha voluntad de cambio», precisó.

    Antes de iniciarse aquella cumbre, el canciller de Brasil, Celso Amorim, sugirió que Chávez debería disculparse ante el Congreso de su país por haberlo tildado de «loro» de Washington.

    «Es necesario un gesto de buena voluntad. Nadie quiere una autoflagelación de Venezuela, pero es necesario un gesto positivo en relación con el Congreso brasileño», afirmó Amorim en una entrevista publicada por el diario «O Globo».

    En su mensaje de ayer, Chávez calificó de « impertinentes» las declaraciones de Amorim y aseguró: « Venezuela no tiene nada de lo que disculparse. Es el Congreso de Brasil que debe disculparse por inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela».

    Durante su aparición en la cadena oficial, Chávez reiteró sus críticas al Mercosur. «Ese mecanismo de integración viejo hace agua; los gobiernos de América latina debemos entender que es necesario voltear la página y crear un mecanismo nuevo», dijo.

    «La CAN y el Mercosur nacieron en el marco del neoliberalismo, es una integración de elite, de empresas, de trasnacionales, no es la integración de los pueblos», deploró Chávez.
  • Dejá tu comentario