Bolivia: gana autonomía y partidarios de Evo Morales rechazan el resultado con violencia

Mundo

Bolivia expuso ayer de modo dramático sus irreconciliables conflictos y se acercó peligrosamente a un largamente anunciado estallido de violencia. Aunque la abstención fue alta (cerca de 40%), 85% de los electores del rico departamento de Santa Cruz votó por la autonomía, mientras partidarios de Evo Morales se movilizaban en todo el país para quemar las mismas urnas que habían permitido hace casi dos años y medio el acceso del líder cocalero al poder. Fueron numerosas y violentas las refriegas entre oficialistas y autonomistas cruceños, que se saldaron con un muerto y decenas de heridos. Ilegal y separatista para el gobierno central, el Estatuto de autonomíaaprobado ayer otorga al gobernador local amplias atribuciones. Pero los puntos más resistidos por Morales son los que permitirían a las autoridades regionales poner un freno a las expropiaciones de latifundios y crear una policía propia, que rivalizaría con las fuerzas de seguridad nacionales. Más provincias realizarán referendos autonómicos el mes que viene, y se multiplicarán las gestiones internacionales para mediar entre las regiones gobernadas por partidos conservadores y el gobierno central socialista. Como fondo, estará cada vez más presente el temor a una guerra civil en la que Hugo Chávez ya prometió participar activamente.

Santa Cruz (EFE, AFP, Reuters, ANSA, DPA) - El rico departamento (provincia) boliviano de Santa Cruz aprobó ayer de manera abrumadora un referendo autonómico, abriendo una etapa de extrema confrontación con el proyecto socialista del presidente Evo Morales.

Proyecciones de canales de televisión locales mostraron al «Sí» triunfando con alrededor de 85% de los votos contra 14% para el «No». Sin embargo, una abstención de 40% marcó el nivel histórico más alto registrado en los procesos electorales de Santa Cruz, según los primeros datos no oficiales.

«Este es un mensaje de paz, de democracia, de libertad que dedicamos a todos los pueblos de nuestro país. A partir de hoy no queda otra alternativa a que el gobierno busque concertación con las regiones», declaró Carlos Dabdoub, director de autonomías de la prefectura de Santa Cruz.

El dirigente restó importancia a ese nivel de abstención -a la que llamó como parámetro, el gobierno- «porque tradicionalmente ha llegado a 30%», justificó. En el referendo sobre autonomías departamentales de 2006 la consigna del «Sí» ganó en Santa Cruz con 71,1% de los votos, pero el nivel de abstención fue sólo de 17%.

El criticado proyecto de estatuto plantea la constitución del Departamento Autónomo de Santa Cruz, una figura no prevista en la actual Constitución boliviana, que regula en cambio un Estado unitario, con gobierno nacional y prefecturas de atribuciones limitadas en los nueve departamentos. No obstante, un proyecto oficial de nueva Constitución sí reconoce autonomías para departamentos, provincias y pueblos indígenas. El mes que viene Beni, Tarija y Pando realizarán referendos similares.

El futuro gobierno autónomo cruceño estaría conformado por un gobernador y una asamblea legislativa, con capacidad para actuar y legislar sobre varios aspectos, incluidos las designaciones de autoridades judiciales, tributarias y electorales.

Entre las atribuciones «exclusivas» del futuro gobierno autónomo figuran las de definición y manejo de las políticas de tierras, tributos, telecomunicaciones, vivienda, transporte terrestre y ferrocarriles. El gobierno nacional cuestiona especialmente la intención de manejar la política de tierras, que bloquearía una «revolución agraria» ya iniciada que incluye la eliminación de latifundios y un reparto masivo de tierras entre indígenas y campesinos pobres. En Santa Cruz se concentran los latifundios dedicados a la exportación de granos y frutas. Asimismo, el gobernador, el vicegobernador y los subgobernadores de las 15 provincias cruceñas gozarían de inmunidad y sólo podrían ser juzgados por la Corte Suprema, previa autorización de la asamblea del departamento. Entre otros puntos polémicos, figura la creación de una fuerza policial departamental, que rivalizaría con las fuerzas de seguridad del gobierno central.

Sobre estas cuestiones, las altas autoridades castrenses denunciaron que la propuesta «involucra a todos los medios de transporte, restringiendo la libre transitabilidad por tierra, espacio aéreo y cursos de agua navegables, en los cuales las fuerzas armadas tienen su misión asignada», por lo que consideran ilegal al estatuto (ver aparte). Por otro lado, la pretensión de hacerse con el espectro electromagnético afecta «directamente a la seguridad de las comunicaciones y al control del espacio aéreo con sistema de radares», dijeron.

Los dirigentes cruceños negaron que quieran escindir Bolivia con el referendo y afirmaron que buscan tomar las riendas de su futuro para evitar ser perjudicados por un gobierno que, consideran, es manipulado por el principal aliado de Morales: el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Para el Cono Sur, la crisis política en Bolivia es un factor de incertidumbre, especialmente para la Argentina y Brasil, que dependen de los envíos de gas natural del país andino para alimentar su crecimiento económico.

Dejá tu comentario