Escándalo en Bolivia: insultos y golpes entre legisladores por Janine Áñaez

Mundo

Creemos Henry Montero y Antonio Colque desataron la violencia mientras se debatía sobre el caso de detención de la exmandataria Janine Áñaez, yéndose a los puños, patadas e insultos.

La interpelación del Parlamento de Bolivia al Ministro Eduardo del Castillo, por la detención de la ex mandataria interina Jeanine Áñez, derivó este martes en un enfrentamiento físico entre el senador Henry Montero, del partido derechista boliviano Creemos -de oposición- y el diputado Antonio Gabriel Colque, del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS).

El asunto que llevó a los funcionarios a tal situación fue la crisis política y social que atravesó la nación en 2019, producto de un fraude electoral o de un golpe de Estado según la mirada de cada agrupación.

El relato que hizo Del Castillo acerca del conflicto político en Bolivia, desde la renuncia de expresidente izquierdista Evo Morales, antecedió la presencia en exteriores del Parlamento de las víctimas de las llamadas masacres de Sacaba, Senkata y Pedregal en las que murieron más de una veintena de civiles en tensiones con el Ejército cuando Áñez había asumido la Presidencia interina del país.

El ambiente interno se llenó de pancartas con las que se pidió “justicia” para las víctimas o con preguntas sobre “dónde está el dinero del gas lacrimógeno”, en referencia al reciente escándalo de corrupción que salpicó al Gobierno interino de Áñez.

Frente al atril principal también estaban un cúmulo de papeles con inscripciones de “actas 2019” y “actas 2020” con las que Del Castillo desafió a los opositores para demostrar de que no hubo fraude electoral en esos dos años.

Posteriormente, manifestó que “la historia ha demostrado que el pueblo se impuso al gobierno de facto (de Áñez), ahora ya sabemos la verdad, en Bolivia hubo un golpe que mató personas y que robó el dinero de los bolivianos”.

En medio de las palabras de ministro, comenzaron los gritos desde el bloque de oposición y momentos después, los políticos empezaron a pegarse hasta caer al piso, donde se propinaron patadas e insultos, desatando un bochornoso evento y una pausa de la sesión de diez minutos.

Violencia en Congreso boliviano durante sesión sobre el caso Janine Áñaez.mp4

“¡Cálmese por favor!”, “¡le estoy pidiendo cordura!”, dijo repentinamente el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, que interrumpió al ministro, para llamar la atención a otros legisladores.

Tras aquello, la misma escena se repitió entre dos legisladoras, una del MAS y otra opositora, que también se enfrentaron entre tirones de pelo y rasguños, por lo que Mamani se vio forzado a declarar diez minutos de pausa para luego reinstalar la sesión.

Cómplices de la corrupción, el narcotráfico y las muertes ¡silencio! ¡guarden compostura! el pueblo boliviano les ve”, recriminaba Del Castillo ante los gritos de los opositores que interrumpían su explicación.

Cómplices, cómplices, cómplices, asesinos cómplices”, llegó a gritar el ministro en un tono todavía más exaltado simulando cánticos ante sus detractores hasta que llegó la interrupción por los golpes entre parlamentarios.

Temas

Dejá tu comentario