7 de septiembre 2009 - 23:27

Brasil firmó un histórico acuerdo militar con Francia

Las adquisiciones pondrán a Brasil en la vanguardia del rearme regional.
Las adquisiciones pondrán a Brasil en la vanguardia del rearme regional.
Brasil selló con Francia un millonario acuerdo en el área de Defensa, que lo pondrá a la cabeza del continente en materia naval, y recibió del gobierno francés el apoyo expreso en su lucha por obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El pacto, que estrechó la Asociación Estratégica que ambos países lanzaron en diciembre pasado, fue alcanzado durante la visita de dos días que el presidente francés, Nicolás Sarkozy, realizó a Brasilia.

Durante la visita, en la que participó como invitado de honor junto a su par brasileño Luiz Inacio Lula da Silva de los festejos por el día de la independencia brasileña, ambos mandatarios anunciaron que Brasil le comprará a Francia 36 aviones caza de combate Rafale, fabricados por la empresa francesa Dassault.

"Tomando en cuenta la amplitud de las transferencias de tecnología propuestas y de las garantías ofrecidas por parte de Francia, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva anunció la decisión de la parte brasileña de entrar en negociaciones con GIE Rafale para la adquisición de 36 aeronarves de combate", expresaron los presidentes mediante un comunicado conjunto.

Francia venció de esta forma la disputada licitación en la que el avión Rafale competía con el Gripen de Suecia y el F/A18 Super Hornet, de la empresa estadounidense Boeing, en un contrato cuyo valor asciende a 4.000 millones de dólares.

Asimismo, Sarkozy manifestó la intención de su país de comprar 10 aviones brasileños de transporte militar KC-390, que están siendo proyectados por la empresa brasileña.

El presidente francés afirmó que las industrias francesas están dispuestas a colaborar con el desarrollo del programa de esa aeronave, cuya producción está prevista para comenzar en 2015.

También fue confirmado, tal como había sido adelantado, que Brasil le comprará a Francia cuatro submarinos convencionales del modelo Scorpene, y que ambos países construirán en forma conjunta el primer submarino a propulsión nuclear producido en Brasil.

La compra de los submarinos convencionales y la construcción del submarino nuclear, cuyo valor total ronda los 8.500 millones de euros, es considerada el acuerdo más importante alcanzado por los dos países, debido a que hará posible que, en 2020, Brasil ostente la mayor y más poderosa fuerza naval de Latinoamérica.

Según afirma la agencia Estado, la fuerza naval brasileña estará equipada, para esa época, con unas 35 unidades, entre submarinos, fragatas, barcos livianos, corvetas, misiles de largo alcance, torpedos, aviones y helicópteros de tecnología avanzada.

"La Marina revitalizada será un agrupamiento articulado y orgánico destinado a garantizar la negación del uso del mar a presencias hostiles, ilícitas, y a promover un efecto disuasivo. No estamos interesados en proyectar poder", explicó el ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, quien impulsa el reequipamiento de las Fuerzas Armadas.

En lo referente a la industria aeronáutica, Brasil comprará a Francia 50 helicópteros de transporte EC 725.

Al término del encuentro a puertas cerradas que mantuvieron en el Palacio de la Alvorada, sede de la Presidencia brasileña, los presidentes, y con el millonario acuerdo bélico debidamente confirmado, Sarkozy defendió expresamente que Brasil ocupe un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El presidente francés consideró que es una cuestión de "justicia", que tanto Brasil como África tengan un lugar permanente en el Consejo de Seguridad, por lo que abogó para que la ONU pase por profundas reformas que permitan una mayor participación de los países emergentes en las decisiones que toma el organismo internacional.

"Estamos en el siglo XXI, no podemos considerar normal que África no tenga un miembro permanente en el Consejo de Seguridad. Tampoco creo que al desayuno del G8 no podamos invitar a Brasil. Eso es peligroso", manifestó Sarkozy, en un discurso pronunciado junto a su par braisileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Dejá tu comentario

Te puede interesar