Chile: dura sentencia para los ex jefes de la policía secreta de Pinochet por el crimen de Prats

Mundo

Los máximos jefes de la desaparecida policía secreta de la dictadura pinochetista (DINA), Manuel Contreras y Pedro Espinoza, fueron condenados hoy a cadena perpetua por el asesinato en Buenos Aires en 1974 del ex comandante del Ejército Carlos Prats y su esposa, Sofía Cuthbert.

La resolución, que debe ser convalidada por la Corte de Apelaciones, fue adoptada por el juez Alejandro Solís, quien además sancionó a otros cinco involucrados en el delito.

Contreras fue condenado a dos cadenas perpetuas, una por el homicidio de Prats y otra por el de Cuthbert, más una tercera de 20 años de prisión por asociación ilícita, establece la resolución.

El asesinato de Prats y su esposa fue la primera operación internacional de la DINA, que también cometió atentados en Roma y Washington contra opositores al régimen militar.

La operación comenzó el viernes 28 de septiembre de 1974, cuando el estadounidense Michael Townley, agente de la DINA, ingresó al garaje del general Prats y colocó una bomba bajo la caja de velocidades del Fiat 125 que usaba el militar.

El 30 de ese mes, al regresar Prats y su esposa a su casa de la calle Malabia 3305, en Buenos Aires, Townley detonó el explosivo por control remoto.

Según el informe policial de la época, "los restos del automóvil se hallaban esparcidos en un radio de 50 metros" y se veían "restos calcinados de carne humana".

Townley participó luego en el atentado explosivo en Washington contra el ex embajador Orlando Letelier, fue capturado y hoy está bajo el sistema de protección a testigos.

Durante la dictadura, más de 3.000 personas fueron asesinadas o desaparecidas por los servicios de inteligencia, organizados por el fallecido dictador general Augusto Pinochet.

Otras 50.000 fueron torturadas, incluidos niños, según informes oficiales.

Actualmente, más de 600 ex represores están condenados o inculpados por cientos de casos.

Sólo el general Contreras suma más de cien condenas, no todas ratificadas.

Dejá tu comentario