Mundo

Chile: un mes de protestas y un galimatías político

Santiago - El futuro de la situación en Chile plantea interrogantes para el futuro, según analizó la investigadora Lucía Dammert, al cumplirse un mes del sorpresivo estallido social que cambió la agenda del país e inauguró un proceso constituyente en el que todos los chilenos están llamados a pronunciarse.

“Hay un interrogante sobre lo que va a pasar”, dijo la académica de la Universidad de Santiago, para quien ahora viene el desafío de conjugar las sentidas demandas sociales de la calle en pos de mejores pensiones, salud, salarios y educación.

Dammert consideró que la gente va a seguir en la calle, “pero no con la misma importancia del último mes”.

Ante los cuestionamientos que han recibido representantes del izquierdista Frente Amplio, como ocurrió el domingo en el Parque Forestal con la excandidata presidencial Beatriz Sánchez -conminada a irse en medio de fuertes insultos- la experta afirmó que va a venir una “autorredefinición” en la centroizquierda.

“También en la derecha, que va a buscar mecanismos para moverse al centro”, como se observa en el papel que ha jugado en la crisis el presidente de Renovación Nacional, Mario Desbordes”, quien ha empatizado con la lucha callejera.

Sobre la centroizquierda, la especialista dijo que ha perdido la representación ciudadana por lo que deberá redefinirse.

Frente a las críticas del acuerdo político alcanzado entre el Gobierno y la oposición, Dammert cree que “en la calle” hay “desconocimiento, desinformación y dudas, desconfianza, todas entendibles”. Pero lo que estima incomprensible son las discusiones a través de redes sociales de parte de dirigentes que ayudan a la confusión.

En el Frente Amplio se observa una división frente a quienes participaron de las negociaciones en el Congreso, a quienes acusan de no haber consultado a nadie. El caso más extremo es el del alcalde de Valparaíso de Convergencia Social, Jorge Sharp, quien renunció al movimiento arrastrando con él a 70 militantes.

La analista dijo que era el momento de “pasar de la caricatura a las propuestas y los que quedaron conformes, deben explicar las dudas de la población”.

Consultada por el cuestionado rol “ausente” del presidente Sebastián Piñera durante la crisis, Lucía Dammert apuntó a que el mandatario “no fue elegido por sus atributos personales y su ausencia no me parece negativa por cuanto deja al Congreso que actúe y cumpla el rol político para el cual fue elegido”.

Además, comentó, esta crisis dejó entrever que el excesivo presidencialismo no es la mejor fórmula, reafirmando el segundo plano elegido por Piñera.

Ante las descalificaciones al acuerdo por haber sido firmado por los parlamentarios, “los mismos que desataron la crisis”, la politóloga las calificó de “una crítica antidemocrática porque los que hoy llegaron al acuerdo son los que fueron elegidos democráticamente para este rol y los que cuestionan ponen en duda nuestra democracia”.

Si la gente debe irse ahora a su casa, Lucía Dammert respondió que, por el contrario, “los cabildos cobran mucha importancia en términos de entendimiento y aprendizaje, necesario además para que la gente no sea manipulable”. Pero además en un país donde abunda la desconfianza, incluso con el vecino, contribuye al acercamiento, a que “la gente se junte”, completó.

Agencia ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario