Wuhan celebró el fin de la cuarentena con un espectacular show de luces

Mundo

Se trata de la cuidad china que fue epicentro de la pandemia del coronavirus Covid-19. La vida normal vuelve lentamente a sus calles, con algunas restricciones.

Miles de personas se volcaron a las calles en Wuhan, epicentro de la pandemia del coronavirus Covid-19, para celebrar el final de las once semanas de cuarentena. El gobierno de la cuidad china realizó un espectacular show de luces, que se reflejó en las fachadas de los edificios más importantes.

El espectáculo ocurrió en la ribera de los ríos Yangtsé y Hanjiang. Se trató de un homenaje para los trabajadores de salud, comunitarios, policías y voluntarios que trabajaron durante las once semanas de confinamiento.

Los residentes de Wuhan retoman poco a poco sus actividades mientras se adaptaban a la nueva normalidad tras 76 días cuarentena, con un esquema que incluye el uso obligatorio de mascarillas, códigos sanitarios y distancia social.

Según la agencia de noticias estatal china Xinhua , en el primer día de levantamiento de las restricciones, 620.000 personas usaron el transporte público de la ciudad del centro de China, lo que supone un marcado incremento en relación a la actividad anterior a la cuarentena.

Durante el mismo día, unos 52.000 pasajeros salieron de Wuhan en tren, avión o autobús, mientras que otras 31.000 entraron a la ciudad, que tiene 11 millones de habitantes y es capital de la provincia de Hubei.

Sin embargo, las limitaciones para circular seguían siendo la norma en la ciudad donde se registraron los primeros contagios por el virus, a principios de diciembre de 2019, y que fue puesta en cuarentena el 23 de enero.

"Esta comunidad no tiene contagiados, pero eso no significa que haya cero riesgos. Prepare su código QR verde para usar el transporte público y mantenga la distancia social", dice un cartel colocado sobre una de las vallas que impiden que la gente salga de las comunidades de vecinos.

A la par que los ciudadanos comenzaban a poder circular, el tráfico volvía a complicar la circulación en algunas calles, como la avenida Dazhilu, donde el tránsito enérgico de bicicletas, peatones y autos rompió la calma de los últimos dos meses.

La apertura de locales, como los de telefonía, generó largas colas de personas buscando realizar trámites atrasados en tiendas como Huawei o Apple.

Otras personas simplemente paseaban a sus perros, se tomaban fotos, pedían comida para llevar o salían a caminar y hacer ejercicios por la rivera que da al río Yangtsé, hasta hace unos pocos meses uno de los principales centros turísticos de la ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario