Colombia: una guerrillera desertó y devolvió un niño

Mundo

Bogotá (EFE, AFP) - La historia negra de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia tuvo una nueva página, cuando una guerrillera decidió abandonar las filas de la agrupación terrorista y escapar con un niño de cuatro años que estaba secuestrado y a quien custodiaba en una zona del nordeste del país.

La mujer que logró abandonar la selva colombiana, conocida como «La Negra», vigilaba al chico desde hacía casi seis meses, cuando fue secuestrado en un jardín de infantes de Cúcuta.

Según el comandante de la II División del ejército, general José Joaquín Cortés, el pequeño Brian Rincón Arias logró despertar los instintos maternales de «La Negra», integrante del frente 10 de las FARC, que opera en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela.

La desertora caminó durante 24 horas con el niño en brazos hasta llegar a una base militar en Arauquita, localidad a unos 390 kilómetros al nordeste de Bogotá y a unos 160 kilómetros al sur de Cúcuta, donde se entregó a las autoridades, precisó el coronel Héctor Iván Páez, portavoz del ejército en la ciudad homónima de Arauca. El pequeño, por cuyo rescate exigían 750.000 dólares estaba tan arraigado a la guerrillera que lo liberó que besó una de sus manos como gesto de amor, según mostró un video. «Nos dimos cuenta en el avión cómo él buscaba a la guerrillera, seguramente por el afecto que le dio en esos seis meses», dijo el oficial.

  • Ingreso

    «La Negra», cuyo nombre no fue dado a conocer, ingresó de inmediato al programa de reinserción de la Presidencia de Colombia, que otorga beneficios judiciales, sociales y de educación a los insurgentes que se entregan.

    El padre del niño que recuperósu libertad gracias a la fuga de la insurgente afirmó que nunca perdió la esperanza de volver a ver a su hijo. «Esperaba recuperarlo porque Dios es grande y sabía mucho de la fe que le tenemos. Sé que nos escuchó», dijo Yólmer Rincón, según declaraciones a la prensa local.

    En ese contexto, continuaba la discrepancia entre los familiares de los rehenes y el presidente Alvaro Uribe sobre quién tiene que tomar las riendas del intercambio humanitario.

    Mientras que el gobierno buscauna negociación directa con las FARC, a la que Francia podría sumarse, los familiares insisten con la participación del presidente venezolano Hugo Chávez.

    Tras la desautorización de las gestiones de Chávez y la divulgación de dramáticas pruebas de vida de los rehenes, especialmente de la colombo francesa Ingrid Betancourt, Uribe optó por una nueva estrategia: negociar directamente con las FARC acompañado por el gobierno del presidente francés Nicolas Sarkozy.

    «Esperamos que Francia nos acompañe de manera estrecha en este paso que estamos dando para que podamos concretar el anhelo de tantos que quieren ver a los secuestrados libres», dijo el martes en conferencia de prensa el comisionado de paz del gobierno colombiano, Luis Carlos Restrepo. Sin embargo, el funcionario aclaró hoy que el papel de Francia no será de mediador o facilitador. «La fase de facilitaciones y mediaciones está superada, tenemos que entrar en la sustancia del asunto porque hay un clamor. Estas imágenes dolorosas de Ingrid y los demás secuestrados nos urgen a encontrar de inmediato una fórmula para este intercambio», dijo Restrepo.

    Por su parte, un grupo de familiares de los cautivos le pidió al presidente Chávez que continúe las gestiones en pos de la liberación de sus parientes.
  • Dejá tu comentario