Comicios presidenciales en Chile: triunfó la derecha y habrá balotaje

Mundo

Los chilenos deberán volver a las urnas el 17 de enero para elegir al próximo presidente entre el empresario derechista Sebastián Piñera y el senador y ex mandatario oficialista Eduardo Frei, luego de que ninguno alcanzara la mayoría absoluta de los votos en la primera vuelta.

Completado el recuento oficial de 98,32 por ciento de las mesas, Piñera obtenía 3.018.416 votos (44,03 por ciento) contra 2.030.887 (29,62 por ciento) de Frei, de acuerdo con el tercer informe del Servicio Electoral, leído a las 23 (la misma hora en la Argentina) por el subsecretario del Interior, Patricio Rosende, que no mostró diferencias significativas con las tendencias previstas por las encuestas previas.

Los otros dos postulantes, el diputado Marco Enríquez-Ominami, que se presentó como independiente, y el ex ministro Jorge Arrate, de Juntos Podemos -ambos escindidos del Partido Socialista, uno de los miembros principales de la Concertación gobernante-, reunían respectivamente 1.379.219 votos (20,12 por ciento) y 425.879 votos (6,21 por ciento), pero pese a ello tuvieron motivos para quedar conformes con el resultado.

Sin embargo, pese a la posibilidad de perder el gobierno por primera vez desde 1990, la Concertación por la Democracia se imponía en las elecciones para la renovación total de la Cámara de Diputados, en las que, escrutado 91,01 por ciento de las mesas, obtenía -en alianza con Juntos Podemos- 44,41 por ciento de los votos contra 43,42 por ciento de la Alianza por el Cambio de Piñera.

Mientras se aguardaban los resultados de los comicios para renovar la mitad del Senado, cuyos escrutinios se realizaban en cada distrito, en el comando de la campaña de Frei se expresaba optimismo para la segunda vuelta, considerando el desempeño del oficialismo en las elecciones de diputados y el hecho de que para las presidenciales, el progresismo haya concurrido disperso entre tres candidaturas.

La escasa probabilidad de que las presidenciales arrojaran sorpresas quedó reflejada en la tranquilidad con que en general transcurrieron y en las tempranas declaraciones de la presidenta Michelle Bachelet, quien esta mañana, tras emitir su voto en una escuela santiaguina a la que llegó caminando entre aplausos, dio por seguro que sería necesario un ballotage para designar a su sucesor.

"Todos sabemos que va a haber una segunda vuelta; ésta es la primera, pero seguramente tendremos una segunda jornada en la que todo va a funcionar como siempre", afirmó la mandataria que se apresta a entregar el gobierno en marzo próximo con una tasa de popularidad de 80 por ciento, inédita a esta altura de un período presidencial.

La misma idea se profundizó por la tarde, cuando aún no se había difundido el primer reporte oficial sobre el escrutinio y el ministro de la Presidencia, José Viera Gallo, reconoció que "hay una buena votación de la derecha" y llamó a que la candidatura de Frei se convierta en "la causa común del progresismo, que hoy se presentó dividido".

Por la noche, la mandataria subrayó el hecho de que por primera vez desde 1990 el Congreso va a tener tres diputados comunistas -pertenecientes a Juntos Podemos- y prometió para las próximas legislativas un nuevo sistema electoral que contribuya a dejar atrás el bipartidismo y fortalezca la democracia.

Piñera afirmó que el suyo fue "el triunfo del cambio, del futuro, de la esperanza" y apeló sutilmente a los votantes de Enríquez-Ominami, al destacar coincidencias con el joven diputado, entre ellas el "diagnóstico de que la Concertación está agotada, que está con fatiga de material, que demasiadas veces está cruzada por la corrupción y la incompetencia".

El empresario volvió a afirmar que se propone "crear un millón de nuevos empleos y con salarios justos, quebrarles la mano a la delincuencia y al narcotráfico y devolverles a las familias su derecho a vivir en paz, mejorar la calidad de la salud y la educación de los hijos".

Frei señaló que en las elecciones de hoy la ciudadanía expresó un "claro mensaje" sobre "cosas que no le gustan", sobre todo en materia de "prácticas y estilos que no se modernizaron", e invitó a quienes votaron por Enríquez y Arrate a "integrar sus energía y esperanzas" votando por él en la segunda vuelta.

Dejá tu comentario