Conmueve a Europa polémica condena a muerte dictada en Libia

Mundo

• Alcanza a cinco enfermeras búlgaras y a un médico palestino por contagio de SIDA a 400 niños en un hospital.

Trípoli (AFP, EFE, Reuters, ANSA) - Un caso judicial que provoca conmoción en Europa y en Estados Unidos compromete el acercamiento a Occidente llevado a cabo en los últimos años por el régimen de Muammar Kadhafi. Así, desoyendo las presiones internacionales, la Justicia libia condenó ayer a muerte a cinco enfermeras búlgaras y a un médico palestino acusados de haber inoculado deliberadamente el virus del sida a 400 niños, provocando indignación en la Unión Europea y «decepción» en la Casa Blanca.

La decisión del tribunal había provocado fuerte expectativa, sobre todo en la UE, que considera inocentes a los acusados y culpa de la tragedia a las condiciones de higiene del hospital de Benghazi (norte de Libia).

  • Sollozos

    Al oír la sentencia en la sala de un tribunal de Trípoli, los condenados (Valya Chervenyashka, Snezana Dimitrova, Nasya Nenova, Valentina Siropulo, Kristiana Valceva y Ashraf Ahmad Juma) estallaron en sollozos y salieron del recinto tras una breve audiencia. Sus abogados anunciaron inmediatamente que apelarán al Tribunal Supremo, aunque este procedimiento se activa en cualquier caso de forma automática, explicó el ministro libio de Relaciones Exteriores, Abdelrahman Calgham.

    En el exterior del tribunal, las familias de los niños enfermos o fallecidos de sida recibieron el veredicto bailando y cantando.

    El ministro de Justicia, Ali al-Hasnaui, explicó que «la Justicia libia ofrece a los condenados a muerte la posibilidad de una revisión completa del caso» y que el Tribunal Supremo «puede modificar, reducir o anular el veredicto». Más allá de ese recurso de apelación, la última palabra le compete al Alto Consejo jurisdiccional, presidido por el ministro Al-Hasnaui. Los seis acusados, encarcelados desde hace ocho años, habían sido condenados a muerte en mayo de 2004, pero el Tribunal Supremo libio había ordenado un nuevo juicio que comenzó en mayo de 2006.

    La UE condenó inmediatamente el veredicto de ayer y pidió una «medida humanitaria» para los seis acusados.

    «La UE se opone a la pena capital en todos los casos y todas las circunstancias» y « espera que el Tribunal Supremo permita una solución justa, equitativa y humanitaria en este asunto», según un comunicado de la presidencia finlandesa de la UE.

    El comisario europeo de Libertad, Seguridad y Justicia, Franco Frattini, recordó que Bulgaria será Estado miembro de la UE desde el próximo 1 de enero, y dijo que espera que las autoridades libias reflexionen sobre esta situación «tan pronto como sea posible».
    «Si no lo hacen, con franqueza será un obstáculo para nuestra cooperación», añadió.

    Por su parte, el gobierno búlgaro se declaró « profundamente indignado» por la sentencia, que generó « decepción» en la Casa Blanca, según manifestó su portavoz, Tony Snow. También criticaron el veredicto la canciller alemana, Angela Merkel, quien calificó la pena de « terrible» y pidió a Trípoli una «oportunidad» para los condenados, y el presidente francés, Jacques Chirac, quien se mostró «conmocionado» por el veredicto en una conversación telefónica con su homólogo búlgaro, Gueorgui Parvanov, según informó la Presidencia francesa.

  • Solidaridad

    En la última audiencia, el 4 de noviembre, los acusados habían clamado una vez más su inocencia y expresado su solidaridad con las familias de las víctimas, tal como hizo Bulgaria. La defensa solicitó incluir en el expediente el hecho de que los acusados fueron torturados para forzar sus confesiones y un informe de expertos que atribuye la propagación de la epidemia a las deficientes condiciones de higiene del hospital de Benghazi.

    Prestigiosos científicos escribieron en revistas científicas como «The Lancet», «Science» y «Nature» a favor de la absolución de los médicos, alegando que el virus del HIV en el hospital Al Fateh de Benghazi ya estaba difundido antes de la epidemia de 1998.
  • Dejá tu comentario