De la gripecita a "van a morir, lo siento": cinco polémicas de Bolsonaro y el coronavirus

Mundo

El presidente de Brasil llevó su menosprecio a la gravedad de la pandemia de Covid-19 a límites insospechados. El país es el segundo más afectado en el mundo.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es sin duda el líder mundial que más menospreció los efectos del coronavirus llevando el negacionismo inicial de su aliado, el estadounidense Donald Trump, a nuevos límites.

El ultraconservador aguarda este martes el resultado del que es su tercer test de coronavirus, luego de incumplir en reiteradas oportunidades todas las recomendaciones de seguridad para evitar la propagación del Covid-19 -como el uso de barbijo y respetar la distancia social- y de que Brasil se convierta en el segundo país del mundo más afectado por la pandemia, solo superado por Estados Unidos.

Gripecita

"En mi caso particular, por mi historial de deportista, en caso de que fuera contagiado, no necesitaría preocuparme. Nada sentiría, como mucho, una gripecita o un resfriadito", fue la primera gran polémica del presidente Bolsonaro sobre la magnitud del coronavirus.

Embed

El término sería empleado luego varias veces por el presidente, desencadenando ocho noches de cacerolazos consecutivos en las principales ciudades de Brasil a fines de marzo.

“Van a morir”

“¿Van a morir algunos? Van a morir, lo siento. Esta es la vida, esta es la realidad. No podemos detener una fábrica de autos porque hay 60.000 muertes de tráfico al año, ¿verdad?”, espetó a los periodistas cuando los muertes por coronavirus comenzaban a contarse por decenas en el país.

“No hago milagros”

"¿Y qué? Lo lamento. ¿Qué quieren que haga qué? Soy Messias (su segundo nombre), pero no hago milagros", respondió Bolsonaro el día que Brasil registró el que sería el primero de sus muchos tristes récords de muertes y contagios diarios por coronavirus.

https://twitter.com/J_LIVRES/status/1255290575261175809

Fue el 28 de abril, cuando el país superó los 5.000 fallecidos por coronavirus y superó a China en las estadísticas.

Cloroquina

"El que es de derecha, toma cloroquina; el que es de izquierda, toma Tubaína", aseguró en referencia a una marca de gaseosas brasileña, popular en el estado de San Pablo, el más afectado por la epidemia y cuyo gobernador, Joao Doria, se convirtió en la némesis del mandatario al alzar la bandera de la cuarentena como medida de prevención de la propagación del coronavirus.

Bolsonaro defendió así la liberación del uso de esa droga para tratar a pacientes de Covid-19, a pesar de que no está probada su eficacia y de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desalentó su empleo.

OMS vs Brasil

"Ustedes están viendo el tamaño de los problemas económicos. Esa OMS... parece que hay algo detrás (del respaldo a cuarentena), parece que quiere quebrar a los países", aseguró el mandatario ultraconservador y siguió: "Hay una enorme cantidad de problemas económicos, se va a llegar a un punto en el que Brasil va a quebrar", subrayó Bolsonaro al hablar con seguidores que le manifestaron sus penurias económicas frente al Palacio de Alvorada, en Brasilia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario