¿Por qué Europa pone fin a las restricciones cuando crecen los contagios?

Mundo

El ritmo de vacunación y una estabilización en el número de muertes y hospitalizaciones alentó a varios gobiernos a levantar las limitaciones pese al avance de la temida variante Delta.

Reino Unido, Italia y España son países donde se viene avanzando hacia la recuperación total de la normalidad pre pandemia de coronavirus con el levantamiento de restricciones, pese a que en las últimas semanas los contagios volvieron a aumentar. ¿Qué alentó a los gobiernos de esos países a arriesgar esa recuperación?

En palabras del primer ministro británico, Boris Johnson, que el lunes anunció el fin del barbijo obligatorio y de la distancia social en Inglaterra a partir del 19 de julio –muy cuestionados por el mundo científico-, se debe “aprender a vivir” con el coronavirus.

Según el premier conservador, que apuesta a una recuperación económica pospandémica, el bajo número de hospitalizaciones y de muertes, sumados al elevado ritmo de vacunación hacen posible recuperar la normalidad previa al coronavirus.

No obstante, la flexibilización en Inglaterra –el resto de los territorios británicos quedó exento- coincide con un repunte de los casos, impulsados por la potente variante Delta del SARS-CoV-2.

El ministro de Salud, Sajid Javid, reconoció este martes que para fines de julio los contagios en Inglaterra podrían aumentar hasta los 100.000 diarios. Pero respaldó la tesis de Johnson.

"Lo que importa por encima de todo es la cifra de hospitalizaciones y de muertos", ratificó.

El lunes apenas se registraron nueve muertos en las 24 horas previas en todo Reino Unido, una cifra notablemente inferior a la que había antes de que se lanzara la campaña de vacunación, cuando llegaron a contabilizarse más de 1.500.

Hasta el momento, el 64% de los británicos ya están completamente inmunizados.

En España, donde el estado de alarma quedó atrás hace ya casi dos meses y donde se espera una buena temporada de verano, los contagios comenzaron a repuntar estos últimos días, con la variante Delta del SARS-CoV-2 a la cabeza y los jóvenes en el centro de los casos.

Estos últimos son la población menos inmunizada porque se priorizó otros sectores poblacionales en el inicio de la campaña de inmunización.

Ya comenzaron a alzarse voces que piden el restablecimiento de medidas restrictivas, entre ellas el uso obligatorio del barbijo, pero el costo político para el gobierno central de Pedro Sánchez de tratar de tomar nuevas medidas, las cuales requieren el visto bueno del Congreso, las hace improbables.

Italia es otro de los casos donde el fin de las restricciones se mantiene gracias al avanzado grado de vacunación contra el coronavirus, aun cuando los contagios por la variante Delta crecen y ya representan casi el 35% de las infecciones en la región central de Lacio, donde se encuentra Roma.

La inmunización, que ya alcanza al 40% de la población italiana mayor de 12 años, es clave además para la reactivación económica del país que supo ser el más afectado de Europa al inicio de la pandemia, en marzo de 2020.

De acuerdo al titular del Banco Central de Italia, Ignazio Visco, el crecimiento de la economía italiana podría "estar en torno al 5%" este año "gracias al buen avance de la campaña de vacunación y la mejora del cuadro sanitario", tras la caída de 8,8% registrada el año pasado.

Un escenario totalmente opuesto viven otros países de Europa, como Alemania donde la mayor preocupación del gobierno de Angela Merkel es la reticencia de los ciudadanos a vacunarse y cómo ello demorará la vuelta a la normalidad, retrasando así la recuperación económica.

Mario Czaja, jefe de la Cruz Roja de Berlín, dijo que entre el 5% y el 10% de las personas se saltaban las citas en los centros de vacunación de la ciudad y que la etapa de segunda dosis está particularmente afectada, en comparación con un nivel de ausentismo de menos del 0,5% al comienzo de la campaña.

Con alrededor de 15.000 vacunaciones planificadas por día en los centros, el número de citas nulas está teniendo un "efecto masivo en la cobertura de inmunización de Berlín", dijo.

Los hombres jóvenes, en particular, parecen creer que recibir una sola dosis será suficiente, agregó.

Sin importar las razones, las ausencias constituyen un obstáculo para el plan de Alemania de acelerar las vacunaciones a fin controlar a la variante Delta, ahora responsable por la mitad de los casos de coronavirus en el país.

Dejá tu comentario