Crisis en Uruguay por integración con EE.UU.

Mundo

Montevideo (AFP, EFE) - La división en el seno del gobierno de izquierda de Uruguay acerca de la propuesta del ministro de Economía, Danilo Astori, de negociar un tratado de libre comercio (TLC) con los Estados Unidos se profundizó cuando más miembros del gabinete se manifestaron a favor de esa iniciativa.

El titular de Industria, Jorge Lepra, apoyó ayer «estudiar la posibilidad de un eventual tratado» con Washington. «Siempre hemos dicho 'Mercosur, 4 más 1', bueno, nosotros queremos más y mejor Mercosur, pero también tenemos que estudiará acuerdos con China, con India, con los Estados Unidos», expresó quien fue miembro de la Cámara de Comercio Uruguay-EE.UU.

•Discusión

«Debemos buscar poner el tema sobre la mesa y discutirlo», señaló. «Sin duda podemos tenerlo (un TLC) con los Estados Unidos; es nuestro principal cliente. Si no buscamos mejorar las relaciones con nuestro principal cliente, ¿con quién lo vamos a hacer?», afirmó.

Idéntica postura había manifestado durante el fin de semana el ministro de Turismo,
Héctor Lezcano, quien declaró a la radio «Sarandí» que «ningún tema debería quedar fuera de la agenda programática», al ser consultado sobre el tema.

La postura de los ministros que se manifiestan a favor del TLC -o, lo que es igual, la adhesión del país al ALCA- choca
frontalmente contra la de otros miembros del gabinete, como el canciller Reinaldo Gargano, quien días atrás negó categóricamente que el gobierno tuviera la intención de suscribir tal acuerdo.

También se manifestó claramente en contra la ministra de Desarrollo Social y secretaria general del Partido Comunista, Marina Arismendi
.

La fuerte disputa, capaz de crear una nueva crisis interna, se hizo pública la semana pasada después de que Astori se manifestara en una entrevista al semanario «Búsqueda» a favor de tratados de libre comercio con China y con los Estados Unidos. Ello encendió de inmediato la reacción de la Cancillería argentina.
Eduardo Sigal, subsecretario de Integración Económica, reclamó «una rápida rectificación para evitar daño al Mercosur», en lo que apareció como una nueva pelea en ciernes que agravaría la relación entre ambos países, que se encuentra en un momento complicado por la instalación en la localidad de Fray Bentos, a orillas del río Uruguay, de dos papeleras que, según el gobierno de Néstor Kirchner, contaminarían esa cuenca.

• Corrección

En sintonía con este pedido, el canciller socialista Gargano no dudó en corregir de inmediato las declaraciones de Astori en entrevistas con radios de Montevideo y Buenos Aires. «No hay ninguna iniciativa gubernamental destinada a realizar un tratado de libre comercio con los Estados Unidos», aseguró tajantemente el ministro el viernes en declaraciones a radio «Continental». Cabe aclarar que tal eventualidad implicaría una salida de Uruguay del Mercosur, que impide a sus miembros realizar ese tipo de acuerdos individualmente.

Tabaré Vázquez no terció en la controversia, pero al visitar los Estados Unidos en 2004 antes de ser electo, se había declarado dispuesto «a firmar los acuerdos bilaterales que convengan e interesen al país».


Dentro del gobernante Frente Amplio, los sectores más radicales proclaman su intención de oponerse frontalmente a cualquier iniciativa de tratado comercial con los Estados Unidos.

Ya se pronunciaron en ese sentido los partidos Comunista y Socialista, mientras que en el Movimiento de Participación Popular (MPP), controlado por los ex guerrilleros tupamaros, hay una mayoría que se opone al tratado, algo ya anticipado en la resistencia de sus legisladores a votar un acuerdo de garantías de inversiones con los EE.UU.

Dejá tu comentario