Debate en Francia: cruces picantes y pelea por economía

Mundo

París (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Los candidatos a la Presidencia de Francia, el conservador Nicolas Sarkozy y la socialista Ségolène Royal, se cruzaron ayer en un duro debate televisivo que se destacó por los encontronazos y por las diferencias en materia económica.

Sentados frente a frente y entrevistados por dos veteranos presentadores en un estudio de tonos azules que, según su realizador, se parecía a un «ring de boxeo», ambos candidatos presentaron argumentos, levantaron la voz, se interrumpieron y no escatimaron comentarios irónicos.

Para Royal, abajo por 4 puntos en los últimos sondeos, el debate representó una última ocasión para cuestionar a Sarkozy. Así, la socialista de 53 años se mostró combativa en el debate de dos horas, criticando fuertemente al saliente gobierno de Jacques Chirac, en el que Sarkozy fue ministro del Interior. «Usted es en parte responsable por la situación en la que Francia se encuentra hoy», dijo una dura Royal, quien acusó al gobierno de haber fallado en reducir el desempleo y de haber permitido un incremento del delito.

Mientras Sarkozy intentaba defenderse, Royal lo interrumpía constantemente y hasta lo tildó de «despectivo». «Madame, ¿me permitiría completar una frase?», señaló, por su parte, exasperado el candidato de 52 años.

Luego, ambos se cruzaron fuerte acerca de cómo reducir el déficit fiscal, revivir la economía y reorganizar el verdadero ejército de empleados públicos franceses. Pero el tramo más acalorado estuvo dado por el polémico tema de la semana laboral de 35 horas, que introdujo el último gobierno socialista.

«La semana de 35 horas fue una completa catástrofe para la economía francesa», afirmó Sarkozy. «¿Si tanto daño hizo, por qué no las eliminaron?», respondió la socialista, tras recordarle que el gobierno tuvo casi cinco años para suprimirlas.

  • Muy rígida

    Royal reconoció que esa ley es «muy rígida», especialmente en lo que respecta a las pymes, pero defendió la « importante conquista social» que supuso.

    Como ataque a esa medida Sarkozy replicó que «ningún país del mundo» la copió y que incluso el socialista José Luis Rodríguez Zapatero le ha dicho que nunca la aplicaría en España. Si gana, Sarkozy anticipó que no tocará las 35 horas, pero para contrarrestar su efecto exonerará las cargas sociales de las horas extras para las empresas.

    Royal fue objeto de los reprochesde un Sarkozy sereno, que le espetó en varias ocasiones la falta de «precisión» de sus propuestas. Sarkozy, de discurso liberal en lo económico, reiteró su determinación de «revalorizar el trabajo» y permitir «a los que quieren ganar más que trabajen más» para aumentar así el poder adquisitivo y el crecimiento.

    El primer y único debate en la carrera electoral fue transmitido en vivo por las dos principales cadenas de televisión y se esperaba que fuera visto por cerca de la mitad de los 44,5 millones de votantes franceses.

    En política internacional, ambos chocaron sobre Europa. Al revés que Royal, el pronorteamericano Sarkozy se mostró opuesto a un nuevo referendo sobre la Constitución europea (rechazada en Francia en 2005) y rechazó el ingreso de Turquía al bloque.

    Sarkozy lideró la primera vuelta electoral el pasado 22 de abril, con 31,2% de las preferencias, mientras Royal llegó segunda con 25,9%. Desde entonces, ambos lucharon para lograr el apoyo de los votantes de centro, los que serán claves en la elección definitiva del 6 de mayo.
  • Dejá tu comentario