Diputados opositores fueron atacados con balas y piedras por paramilitares chavistas

Mundo

El bloque disidente encabezado por Juan Guaidó había convocado a una sesión, pero el número dos del oficialismo, Diosdado Cabello, llamó a una reuníón a la misma hora y en el mismo lugar.

Caracas - Diputados de la mayoría opositora del Parlamento de Venezuela sesionan ayer en un anfiteatro en las afueras de Caracas, después de denunciar ataques con armas de fuego perpetrados por grupos chavistas cuando intentaban llegar en automóviles al Palacio Legislativo, incidentes en los que no se registraron heridos.

“Hay un disparo en la ventana del conductor de mi vehículo”, dijo a la prensa antes de la sesión Juan Guaidó, jefe parlamentario reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, encabezados por Estados Unidos. “Es un atentado de la dictadura”, expresó.

Guaidó, en pugna por el poder con el gobernante socialista Nicolás Maduro, no estaba en el auto.

Disparos

Los legisladores disidentes denunciaron que grupos civiles afines al chavismo, llamados “colectivos”, dispararon contra ellos cuando se dirigían en una caravana de vehículos hacia la sede de la unicameral Asamblea Nacional, cercada por cientos de militares y policías.

“Fuimos agredidos con piedras y palos y luego dispararon”, declaró la legisladora Delsa Solórzano, que integraba una comisión para comprobar lo que Guaidó y sus aliados calificaron como un “secuestro” del hemiciclo.

“Colectivos armados disparan contra nosotros”, había escrito Solórzano en Twitter durante los incidentes. Periodistas en el terreno afirmaron haber escuchado detonaciones en los alrededores.

La Asamblea Nacional, que difundió fotos de una camioneta con vidrios destrozados y otros vehículos con daños, decidió entonces mudar la sesión a un anfiteatro en El Hatillo, en el este de la capital venezolana.

El diputado Juan Pablo Guanipa divulgó en Twitter un video en el que se ve a un hombre

golpeando con un cono de tránsito la ventana trasera de una camioneta y después a otro individuo lanzando una piedra que lo quiebra.

Guaidó había convocado la sesion con motivo del Día del Maestro, en momentos en los que los docentes reclaman mejoras ante bajos salarios y pobres condiciones de trabajo.

Orgullo

Sin embargo, el presidente de la oficialista Asamblea Constituyente que rige en el país, Diosdado Cabello, llamó a una sesión de ese órgano en ese sitio el mismo día y a la misma hora.

“Vamos a sesionar cuantas veces sea necesario para proteger estos espacios”, dijo Cabello durante una breve reunión de los constituyentes y volvió a convocarlos para hoy.

“Me siento orgulloso de ustedes porque se vinieron para acá. Este es un colectivo de defensores de estos espacios y de la revolución bolivariana. Si nos toca defender esta Asamblea, la vamos a defender”, advirtió.

Además, Cabello dijo que “así somos los revolucionarios, nosotros no necesitamos una invitación con bordes de oro”. “El que se mete con uno, se mete con todos. Ese pueblo que está en la calle, que se vinieron para acá, auto convocados, nosotros no invitamos a nadie. El Centro es territorio libre de violencia”, afirmó , en un mensaje que algunos analistas interpretaron como visto halago a las milicias.

El oficialismo desconoce las decisiones del Parlamento, declarado en desacato en 2016 poco después de que la opo-sición asumiese su control.

La Asamblea Constituyente tomó en la práctica sus atribuciones.

Por su parte, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció agresiones -incluyendo ro- bos- de “colectivos y seguidores del madurismo” contra periodistas.

Guaidó fue ratificado el 5 de enero por 100 diputados como jefe del Parlamento, cargo desde el cual reclamó la presidencia interina hace un año luego que el Legislativo declarara “usurpador” a Maduro acusándole de haber sido reelegido fraudulentamente en 2018.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario