23 de enero 2003 - 00:00

EEUU preocupado con los movimientos en la triple frontera

Estados Unidos observa atentamente lo que sucede en la llamada "Triple Frontera", una zona conocida como paraíso para guerrilleros y lavadores de dinero, mientras impulsa su guerra contra el terrorismo, dijo el jueves el más alto oficial del Pentágono para Latinoamérica.
   
Varios grupos militantes del Oriente Medio operan en el área fronteriza donde convergen Argentina, Brasil y Paraguay, dijo el general James Hill, comandante del Comando Sur (SOUTHCOM) del ejército estadounidense.
   
"Lo que ocurre en la Triple Frontera, en términos de lavado de dinero y otras actividades ilícitas, sirve de combustible para alimentar a las organizaciones terroristas en todo el mundo. Ese es un hecho, no una especulación", aseguró.
   
Cuando se le preguntó qué estaba haciendo Estados Unidos para tratar ese problema, respondió: "Allí abajo se está realizando mucho trabajo de inteligencia en cooperación con los otros gobiernos".
  
Las labores de inteligencia en la Triple Frontera han aumentado considerablemente desde los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos por militantes islámicos, dijo el general.
   
Los grupos musulmanes Hamas y Hizbolah tienen presencia en el área, dijo, "y con toda seguridad también la tienen todas las organizaciones terroristas de Colombia y muchas otras".
   
Distintas informaciones han indicado que grupos militantes operan campos de entrenamiento en la región de la Triple Frontera, que al mismo tiempo utilizan como centros de logística y de descanso.
   
Hill conversó con periodistas luego de una conferencia en Miami con los embajadores de Estados Unidos en siete países latinoamericanos.
   
Lo que surgió como el mayor problema en la actualidad con Latinoamérica es la creciente influencia del dinero proveniente de las drogas y la corrupción de sus democracias, agregó.
   
"Ese problema es intenso y está desestabilizando, y es algo que todos tenemos que analizar profundamente", consideró el militar.
   
El problema ya no sólo se limita a Colombia, fuente de la mayor parte de las drogas ilegales en las Américas, según expresó Hill, sino también a otros países de la región.
   
"Todos van a tener que trabajar juntos, militares y civiles, para resolver estos temas", recomendó Hill.
  
Hill, quien encabeza las operaciones militares de Estados Unidos en Latinoamérica y el Caribe, dijo también que el SOUTHCOM no estaba cumpliendo ningún rol en la crisis que está viviendo Venezuela y su presidente Hugo Chávez.
 
"SOUTHCOM ha mantenido absoluta distancia de sus armas con cualquier situación en Venezuela. Esa es una situación que debe solucionar el pueblo de Venezuela, no el SOUTHCOM", aclaró.
   
Seguidores de Chávez acusan a Estados Unidos de haber influido de alguna forma en el fallido golpe de estado contra el presidente izquierdista en abril, una acusación rechazada por Washington.

Dejá tu comentario

Te puede interesar