El presidente de Irán le pidió al Papa por la cooperación entre religiones

Mundo

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, envió hoy, a través de su canciller Manouchehr Mottaki, un mensaje al papa Benedicto XVI, en el que afirmó que los países "necesitan la cooperación entre las diferentes religiones" para poner remedio a las "injustas" relaciones actuales en el mundo.

Mottaki llegó hoy a Roma con el vicepresidente de la República, Esfandiar Rahim-Mashai, para entregar al pontífice la carta de Ahmadinejad.

Ambos se reunieron con Benedicto XVI en una sala contigua al aula Paulo VI después de la audiencia general de los miércoles en el Vaticano.

Los acompañaba un diputado cristiano, Kevork Vartanian, perteneciente a la minoría armenia.

Según la agencia iraní IRNA, la carta tiene como telón de fondo el conflicto por el programa nuclear de Irán, que fue sancionado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a raíz del enriquecimiento de uranio.

El uranio enriquecido puede ser usado para generar energía, como dice que se propone Teherán, como para fabricar armas atómicas, como acusan Estados Unidos y algunos de sus aliados.

Además, parecería que el Papa hizo referencia al tema, aunque indirectamente, al responder a la misiva con un llamado a que "los problemas de los pueblos se resuelvan siempre en el diálogo, la mutua comprensión y la paz".

Desde mayo se hablaba de la voluntad de Ahmadinejad de escribir al Papa, después de que en un mensaje al presidente norteamericano, George W. Bush, llamó a los gobernantes de la Tierra a la "adoración de Dios" y a las "enseñanzas de los profetas".

El mensaje en cuestión fue seguido de otros en términos similares a la canciller alemana, Angela Merkel, al pueblo estadounidense, y al premier italiano, Romano Prodi.

Se presume que la carta enviada a Benedicto XVI incluye argumentos semejantes, ya que según uno de los responsables de prensa de la presidencia iraní, Ehsan Jahandideh, no tiene contenidos expresamente "políticos".

En el mensaje entregado hoy al Papa, Ahmadinejad insistió en las "enseñanzas comunes de los profetas y en la importancia de establecer nuevas relaciones políticas y humanas sobre la base de estas enseñanzas".

Y sostuvo que las relaciones "injustas que existen en la actualidad" entre los países "necesitan la cooperación entre las diferentes religiones para ponerle remedio".

Sin embargo, según IRNA, en el centro del mensaje está "la resolución anti-Irán" sobre la cuestión nuclear aprobada el 23 de diciembre "por los líderes de las naciones cristianas en el Consejo de Seguridad de la ONU".

La postura de la Santa Sede fue precisada en una nota de la sala de prensa vaticana, según la cual "durante el coloquio los representantes iraníes expresaron al Papa sus augurios y complacencia por los 50 años de relaciones diplomáticas entre Irán y la Santa Sede".

Por su parte, según el mismo comunicado, el Papa "reafirmó el rol que la Santa Sede tiene intención de ejercer por la paz en el mundo, no como autoridad política sino religiosa y moral", apelando "a las conciencias para que los problemas de los pueblos se resuelvan siempre en el diálogo, la mutua comprensión y la paz".

En estos meses Ahmadinejad declaró, en varias ocasiones, su "respeto" por Benedicto XVI, reiterado luego de las aclaraciones sobre las palabras pronunciadas por el pontífice en la Universidad de Ratisbona (Alemania).

En los últimos días el nuncio apostólico en Teherán, monseñor Angelo Mottola, había entregado a Ahmadinejad un mensaje de Benedicto XVI por la Jornada Mundial de la Paz, que tiene como tema "La persona humana, corazón de la paz".

Dejá tu comentario