Pedro Sánchez espera que España termine su desconfinamiento en julio

Mundo

El presidente espñaol pedirá al Congreso una nueva prórroga de la cuarentena hasta el 21 de este mes. Para julio, desea que todo el territorio recupere la libertad de movimiento.

El presidente de España, Pedro Sánchez, dijo este domingo que espera que el país concluya su proceso de desconfinamiento el 1 de julio, al anunciar una última prórroga del estado de alarma por el coronavirus, que permite limitar la movilidad, hasta el 21 de junio.

"El 1 de julio espero que, si no hay una desviación en la evolución de la epidemia, que todo el territorio español pueda recuperar la libertad de movimiento", señaló el socialista Sánchez en una conferencia de prensa.

Hasta que culmine la desescalada del confinamiento por fases, los españoles no tienen permitido desplazarse de una provincia a otra dentro de España, ya que la pandemia del coronavirus se fue controlado a diferentes velocidades en las diversas regiones.

"Estamos a punto de llegar a buen puerto y acabar con esta emergencia sanitaria", pero "volvemos a necesitar una última y definitiva prórroga de 15 días del estado de alarma" que culminaba el 7 de junio, dijo Sánchez.

Pedro Sánchez on Twitter

Precisamente para el 1 de julio, el gobierno de España anunció la reapertura de sus fronteras a los turistas extranjeros y el levantamiento de la cuarentena de 15 días actualmente vigente para toda persona que ingrese al país.

España, uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus con más de 27.000 muertos, lleva a cabo desde hace unas semanas un desconfinamiento por fases, a las que van avanzando las diferentes regiones en función de su situación epidemiológica.

En principio, las fases duran dos semanas por lo que la desescalada debería finalizar a fines de junio en casi todas las regiones. En Madrid y Barcelona se prolongaría hasta principios de julio.

Las dos ciudades más grandes, que fueron también escenario de los mayores brotes del coronavirus en España, fueron las últimas en iniciar el desconfinamiento, el pasado lunes.

Sánchez explicó el domingo que las autoridades regionales, que volverán a asumir las competencias que concentró el gobierno con el estado de alarma, podrán gestionar la tercera y última fase del confinamiento y podrán reducir su duración si la situación lo permite.

El lunes, un 70% de los españoles estará en la fase 2, que permite principalmente la apertura de playas y de los restaurantes, que hasta la fase 1 solo podían ofrecer mesas en terrazas.

La nueva prórroga hasta el 21 de junio del estado de alarma, que permitió a Sánchez imponer uno de los confinamientos más severos del mundo el pasado 14 de marzo, debe ser validada por el Congreso de los Diputados el miércoles.

El gobierno de coalición de socialistas y la izquierda radical de Unidas Podemos, minoritario en el Congreso, tiene los apoyos garantizados para esta nueva prórroga gracias a acuerdos alcanzados el sábado con los independentistas catalanes de ERC y los nacionalistas vascos del PNV.

Sánchez ya había intentado a mediados de mayo alargar un mes el estado de alarma, pero debió rebajar su solicitud a 15 días, hasta el 7 de junio, para garantizarse los apoyos necesarios en la Cámara baja, donde la polarización y la hostilidad política han ido en aumento.

La derecha y la extrema derecha, que alentaron en las calles manifestaciones antigobierno, recriminan a Sánchez el manejo de la crisis y afirman que restringió libertades aprovechando el estado de alarma.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario