ETA dedica DNI falso a vascos bonaerenses

Mundo

El dolor de cabeza de las papeleras del río Uruguay no es el único que José Luis Rodríguez Zapatero, el primer ministro de España, encuentra en la Argentina durante estos días. Hay peripecias acaso más inquietantes para los propios intereses españoles, aunque de raíces casi más insólitas. Los diarios del país vasco («El Correo» de Bilbao, por ejemplo) han comenzado a emitir señales de preocupación por la expansión del activismo de ETA hacia Buenos Aires e inmediaciones. La vía a través de la cual se tramita esa militancia es curiosa: la emisión de un DNI simbólico.

En efecto, Udalbiltza-Kursaal, una organización afín a ETA que fue suspendida por el juez Baltasar Garzón, lanzó una campaña destinada a ofrecer un DNI vasco, cuyo valor legal es nulo.

Entre los blancos predilectos de esa organización se cuenta la denominada «diáspora vasca» en la Argentina. Es decir, descendientes de vascos que aprecian esas raíces y quieren adquirir el DNI, aunque no tenga más que un valor metafórico, como el de esos árboles genealógicos emitidos por máquinas en las estaciones de trenes.

La preocupación del gobierno español y, en especial, del gobierno vasco es que a través de esta inocente operación emocional ETA está formando una base de datos en la que quedan registradas las personas susceptibles a algún trabajo político posterior.

La solicitud de estos DNI «truchos» se realiza en distintos centros vascos del área metropolitana y del interior bonaerense, sobre todo en Trenque Lauquen, Bolívar y Tres Arroyos. A todos ellos llegó una carta del presidente de la autonomía vasca, Juan José Ibarretxe, pidiendo que se abstengan de emitir el carné, por el peligro que representa sobre todo para quienes entregan sus datos.

Pero los desvelos de Ibarretxe resultaron inconducentes, según publican los diarios vascos en estos días. Citan, inclusive, la participación y divulgación que dirigentes afines a ETA realizaron en Córdoba, en octubre pasado, durante la semana vasca, a la que concurrió el propio «lehendakari».

Dejá tu comentario