Europa endurece las restricciones para contener los rebrotes de Covid-19

Mundo

España, Francia y Grecia registran significativos aumentos de casos, que encienden las alarmas en el continente. La irrupción de la variante Delta obliga a repensar las estrategias.

Pese al avance de las campañas de vacunación, el rebrote de casos de Covid-19 y la irrupción de la variante Delta encendieron las alarmas en Europa, cuyos países impulsan nuevas restricciones y medidas sanitarias para intentar contener los contagios.

En la turística isla de Mykonos, capital de la fiesta nocturna en Grecia, los bailes terminarán pronto tras la imposición de un toque de queda nocturno entre 01H00-06H00, el mismo horario del aplicado en la víspera en la ciudad española de Barcelona.

Francia exige desde este sábado una prueba negativa de covid de las últimas 24 horas a todos los no vacunados procedentes de Reino Unido, España, Portugal, Chipre, Grecia y Países Bajos, además de incluir en su lista "roja" de países por riesgo pandémico a Cuba, Indonesia, Mozambique o Túnez.

En ese país, casi 114.000 personas se manifestaron este sábado en diferentes ciudades, según el ministerio de Interior, para protestar contra la imposición de vacunaciones obligatorias a algunos profesionales o de un certificado sanitario para acceder a la mayoría de lugares públicos a partir de agosto.

La variante Delta ha trastocado los planes de muchos países europeos, que habían relajado las medidas anticovid y confiaban en un verano de progresiva normalidad gracias al rápido avance de la vacunación en gran parte del continente.

Este sábado, responsables de la Unión Europea aseguraron haber superado a EEUU en porcentaje de población que ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus.

"Lo prometimos y lo hemos hecho", dijo Thierry Breton, responsable de Mercado Interior de la Comisión Europea, muy criticada a principios de año por el lento despliegue de la campaña de inmunización.

Pero los contagios vuelven a crecer y se augura un nuevo rebrote desbocado de esta pandemia que ya ha dejado más de 4 millones de muertos en el mundo.

España, por ejemplo, registra un acelerado crecimiento de contagios, especialmente entre jóvenes a quienes todavía no les tocó vacunarse, y tiene a alrededor de 8 millones de ciudadanos sometidos a toques de queda.

Las muertes, sin embargo, se mantienen bajas gracias a los altos índices de vacunación, que fueron celebrados este sábado por el jefe de gobierno Pedro Sánchez. "La próxima semana, uno de cada dos españoles va a tener la pauta completa", dijo en un acto de su partido socialista.

La agencia europea de control de enfermedades (ECDC) prevé un fuerte repunte de la pandemia hasta quintuplicar el número de casos nuevos de ahora al 1 de agosto. Sin embargo, cree que el número de hospitalizaciones y decesos no crecerá tanto.

Dejá tu comentario