Exitoso vuelo de prueba del nuevo Airbus que transportará a ejércitos europeos

Mundo

Con casi un año y medio de retraso respecto al plan inicial, el avión europeo de transporte militar Airbus A400M completó con éxito su primer vuelo de prueba, desde el aeropuerto de Sevilla, España.

El primer avión, completamente nuevo, del siglo XXI y futuro avión de transporte de los ejércitos europeos despegó bajo el mando de Edward Strongman, de 60 años, jefe de pilotos de pruebas y ex piloto de la RAF.

La tripulación estuvo formada, además de por Strongman, por otro piloto español, y cuatro ingenieros franceses.

Tras un vuelo de tres horas cuarenta y cinco minutos, durante el cual se examinó el funcionamiento de los motores y se realizaron una serie de evaluaciones de los sistemas de a bordo, se posó en las instalaciones de la fábrica de Airbus en Sevilla.

Este primer vuelo de prueba es una etapa importante en este programa de 20.000 millones de euros (casi 30.000 millones de dólares) marcado por importantes retrasos debidos a las dificultades en la construcción del aparato.

"El vuelo se realizó como estaba previsto", anunció una hora después del despegue el director de pruebas de Airbus, Fernando Alonso.

La campaña de pruebas durará "más de un año", dijo Louis Gallois, presidente ejecutivo de EADS, la casa matriz de Airbus, antes de añadir que "un segundo avión volará a finales de marzo y un tercero antes del verano" (boreal) de 2010, añadió.

El primer ejemplar del A400M será entregado a "principios del 2013" a Francia, añadió Gallois, cuando debería haber sido entregado en octubre del 2009.

Airbus lanzó el proyecto del A400M en 2003 con la firma de un contrato con siete países europeos -Alemania, España, Francia, Gran Bretaña, Turquía, Bélgica y Luxemburgo- para la fabricación de 180 aparatos.

El desarrollo del avión y su motorización fueron más complejos de lo previsto. El A400M es un avión a hélices, equipado con cuatro turbopropulsores de 11.000 caballos, el más potente construido fuera de Rusia.

El grupo EADS ya se ha visto obligado a hacer una provisión de fondos por 2.400 millones de euros y ahora reclama a los países clientes un esfuerzo financiero suplementario, afirmó el miércoles el secretario de Estado alemán de Defensa, Christian Schmidt.

Dejá tu comentario