Francia: prepara ya Sarkozy gabinete de fuerte tono liberal

Mundo

El ex ministro François Fillon aparece como el claro favorito para liderar el futuro gobierno de Nicolas Sarkozy, que en ese caso adquiriría un perfil marcadamente reformista y proempresa.

Al día siguiente de su clara victoria sobre la socialista Ségolène Royal y mientras sus asesores empezaban ya a preparar la batalla de los comicios legislativos del 10 y el 17 de junio, el presidente electo viajó ayer a Malta junto con su esposa Cecilia y su hijo Louis para tomarse unos días de descanso y reflexión, en los que afinará la composición de su gabinete.

El nombramiento del primer ministro se espera para el 16 de mayo, cuando el conservador Sarkozy, de 52 años, sucederá formalmente a su ex mentor, Jacques Chirac, de 74 años, en el Elíseo. Ayer se conoció la felicitación que le envió el argentino Néstor Kirchner, quien destacó la «coincidencia de principios y valores» entre ambos países. Tony Blair lo hizo a través de un video difundido en You Tube.

Fillon, que como ministro de Asuntos Sociales y Trabajo del premier Jean-Pierre Raffarin impulsó la complicada reforma de las pensiones en 2004, se pasó al «bando» de Sarkozy el año siguiente, cuando Dominique de Villepin no lo incorporó a su gabinete. Enfurecido por haber sido excluido, Fillon dijo entonces que del balance de Chirac la gente se acordará «sólo» de las reformas que él propició como ministro de Trabajo.

El actual senador de Sarthe (oeste), de 53 años, que en 2002 era descrito como el «anti-Sarkozy» en el estilo (más consensuado) y la línea ideológica (más social), se fue acercando al gaullismo liberal del ahora presidente electo, del que terminó diciendo que es «la única esperanza de ruptura con el inmovilismo-» de la etapa chiraquiana.

En los últimos dos años, el reformista Fillon ha labrado una relación de confianza con el líder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), de cuyo programa legislativo fue el artífice en 2006.

Fillon no quiso anticipar la decisión de Sarkozy sobre su posible nombramiento como primer ministro, pero difundió el calendario inicial de éste, insistió en que el gobierno encarnará la «apertura» prometida y se refirió a la probable inclusión de centristas y personalidades de izquierda.

Sarkozy ha prometido un gobierno de 15 ministros (los secretarios de Estado se incorporarían después de las Legislativas) y con paridad entre hombres y mujeres.

Se espera que las primeras medidas legislativas sean adoptadas en julio, comenzando por el servicio mínimo del transporte en caso de huelga y la reforma a los regímenes de las jubilaciones. Para eso, el nuevo gobierno deberá primero tener un buen desempeño en las legislativas.

En setiembre, la agenda apuntará a lo laboral, con un contrato único de trabajo y una reducción de los tiempos del procedimiento de despidos.

También planea descontar del impuesto a las ganancias las hipotecas sobre la vivienda y conceder descuentos de hasta 50 mil euros a quienes inviertan en pequeñas y medianas empresas.

Para disminuir el desempleo al piso de 5 por ciento, Sarkozy, partidario de «trabajar más y cobrar más», pretende rever las 35 horas semanales con menos cargas sociales y patronales.

La actual titular de Defensa, Michele Alliot-Marie, que se postuló para dirigir el gobiernopodría liderar Exteriores, si el cargo es rechazado por el ex primer ministro Alain Juppé, quien ya lo desempeñó en los años 90 con Jacques Chirac.

El nombre de la pro Chirac Alliot-Marie se baraja asimismo para Interior si el fiel lugarteniente de Sarkozy, Brice Hortefeux, que sueña con ese cargo, asume las riendas de la UMP.

Michel Barnier, despojado de Exteriores tras el «no» de los franceses a la Constitución europea en 2005 y que pasó a ser consejero de Sarkozyen temas internacionales, suena para Defensa,al igual que el actual jefe de la diplomacia, Philippe Douste-Blazy. Para Cuentas Públicas se habla del actual titular de Presupuesto, Jean-François Copé, pero también de la responsable de Comercio Exterior, Christine Lagarde, aunque ésta podría ir a Agricultura con el fin de facilitar las negociaciones internacionales de comercio.

Las apuestas para Empresas y Comercio incluyen a la número uno del grupo nuclear Areva, Anne Lauvergeon (mencionada también para Economía en tándem con el portavoz de campaña de Sarkozy, Xavier Bertrand), y al ex jefe de Air France, el centrista Christian Blanc.

Además de Alliot-Marie y Lagarde, se barajan como futuras posibles ministras a Rachida Dati, de 41 años, portavoz de campaña de Sarkozy y cuya ascendencia marroquí podría destinarla al futuro Ministerio de Inmigración e Identidad Nacional. Un cargo que también podría recaer en el abogado Arno Klarsfeld, al que Sarkozy eligió como mediador en un asunto de inmigración.

Y no se descarta algún puesto para el ex socialista Eric Besson, llamado «traidor» por el líder de ese partido, François Hollande.

Dejá tu comentario