Francia le declara "la guerra" al islamismo radical tras crimen

Mundo

París - Las autoridades francesas lanzaron ayer una vasta operación policial contra movimientos islamistas y prometieron “una guerra contra los enemigos de la República”, tres días después de la decapitación del profesor Samuel Paty, lo que llevó a nuevas detenciones

Quince personas se encontraban detenidas el lunes en el marco de la investigación antiterrorista sobre el asesinato ocurrido en Conflans-Sainte-Honorine (noroeste de París), entre ellos cuatro estudiantes de secundaria, informó una fuente judicial.

Según una fuente cercana al caso, el profesor decapitado fue “señalado” al asesino, Abdullakh Anzarov -un checheno de 18 años nacido en Moscú y refugiado en Francia- “por uno o varios estudiantes del colegio, a priori a cambio de un pago”.

El homicida murió por nueve disparos de la policía y los investigadores intentan averiguar si fue “guiado” por alguien o si decidió él mismo atacar al profesor.

El ministro del Interior Gérald Darmanin acusó al padre de una colegiala y al militante islamista radical Abdelhakim Sefrioui de haber “lanzado claramente una fetua” contra Paty por haber mostrado caricaturas de Mahoma en clase.

El objetivo de la operación son “docenas de individuos” que no “necesariamente tienen un vínculo con la investigación” pero a los que el gobierno “obviamente quiere enviar un mensaje”.

Desde el asesinato de Paty, que enseñaba historia y geografía, se han abierto “más de 80 investigaciones” contra “todos aquellos que de una manera apologética dijeron de una forma u otra que este profesor se lo había buscado”, dijo Darmanin.

El asesinato conmocionó a Francia. Decenas de miles de personas se manifestaron en el país el domingo en defensa de la libertad de expresión y para decir no al “oscurantismo”, mientras que el presidente Emmanuel Macron convocó un consejo de defensa por la noche, durante el cual dijo que “el miedo cambiará de bando”. “Los islamistas no deben poder dormir tranquilos en nuestro país”, indicó el palacio presidencial del Elíseo.

Al término de una reunión de dos horas y media con el primer ministro, Jean Castex, cinco ministros y el fiscal antiterrorista Jean-François Richard, Macron anunció un “plan de acción” contra “las estructuras, asociaciones o personas cercanas a los círculos radicalizados” que propagan llamamientos al odio.

El ministro del Interior quiere, en particular, disolver el Colectivo contra la islamofobia en Francia (CCIF) -”un cierto número de elementos nos llevan a creer que es un enemigo de la República”- así como la asociación humanitaria Baraka City, fundada por musulmanes de corte salafista.

El ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, anunció ayer el cierre de una mezquita de la región parisina, que había colgado en Facebook un vídeo de denuncia del curso sobre las caricaturas de Mahoma del profesor asesinado el viernes Samuel Paty.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario