Polémica entre los médicos de Uruguay por tratar de "genocidio" a las muertes por Covid-19

Mundo

Las críticas al manejo gubernamental de la pandemia generaron roces internos en el sindicato médico uruguayo.

El manejo que ha realizado el gobierno de Luis Lacalle Pou sobre la pandemia del coronavirus en Uruguay divide al Sindicato Médico del país, donde la oposición ha manifestado su malestar por el empleo del término "genocidio" por parte de las autoridades gremiales para referirse a las muertes evitables por Covid-19.

De acuerdo a diario uruguayo El País, cuando falta poco más de un mes para las elecciones para renovar la dirección del sindicato, la agrupación Juntos, formada por Unión Gremial Médica, Médicos Independientes y Médicos por el Cambio, abrieron un frente de batalla contra la actual cúpula, Fosalba (de izquierda), por lo que cuestionaron como un “manejo político” de la pandemia.

La tensión interna data desde mediados de abril, cuando el Sindicato Médico solicitó una reunión con el presidente Lacalle Pou para abordar otras maneras de prevenir los contagios y muertes por coronavirus. Puntualmente, se quería pedir un confinamiento estricto para reducir la movilidad de los ciudadanos y, con ello, la circulación del virus.

Desde el gobierno rechazaron el encuentro por no compartir esa gestión de la pandemia y, entonces, desde el Sindicato Médico se habló de un "genocidio".

El Comité Ejecutivo del gremio, Gustavo Grecco alertó al gobierno por “muertes prevenibles” de pacientes jóvenes y advirtió que por esta causa los portavoces del gremio sufrieron “un ataque brutal, mediático y en redes, institucional y personal”, de acuerdo al acta de la reunión a la que accedió El País.

Entonces, Zaida Arteta, secretaria médica del sindicato lanzó la frase que, al día de hoy, sigue dividiendo a los médicos de Uruguay.

“La intención no es pegarle al gobierno, sino salvar a las personas de prácticamente un genocidio, porque sabemos que van a morir miles en adelante”, aseguró. “Si no hacemos nada, es un genocidio y somos cómplices porque lo estamos viendo”, insistió entonces, siempre según el diario local.

Desde la opositora agrupación Juntos, condenaron lo que consideraron una retórica agresiva e inexacta e instaron, en cambio, acudir a las comisiones del Congreso y tratar de dialogar con el gobierno de Lacalle Pou para encontrar puntos en común en el abordaje de la pandemia.

Consultada este lunes por El País, Arteta reconoció que no cree "que sea un genocidio, lo que creo es que siguen las muertes y no estamos tomando las medidas necesarias”. "Cuando se sabe el desenlace y no se toman medidas, es una catástrofe evitable”, consideró.

Temas

Dejá tu comentario