España: el gobierno destituye a la jefa de los servicios secretos por el escándalo de espionaje

Mundo

Paz Esteban, la primera mujer en dirigir la inteligencia española, fue apartada de su cargo por el ejecutivo inmerso en una crisis con sus socios clave: los independentistas catalanes.

La directora de los servicios secretos españoles, Paz Esteban, cuestionada tras conocerse el espionaje a los teléfonos del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y numerosos líderes independentistas catalanes, fue destituida este martes por el ejecutivo, informaron medios españoles.

"El gobierno ha acordado hoy el cambio en la dirección del CNI" (Centro Nacional de Inteligencia), anunció la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la conferencia de prensa posterior al consejo de ministros, admitiendo que "hay deficiencias, hay fallos".

El supuesto espionaje, por el que el independentismo catalán, clave para la estabilidad parlamentaria del gobierno de Pedro Sánchez, había exigido cabezas, se cobra así la de la primera mujer en dirigir, desde 2020, los servicios secretos españoles.

Esteban compareció el jueves ante una comisión parlamentaria para dar explicaciones, pero no logró convencer a los aliados parlamentarios del ejecutivo, el izquierdista Podemos y los independentistas catalanes y vascos.

Según trascendió de aquella comparecencia, Esteban admitió que 18 dirigentes independentistas -entre ellos el presidente regional catalán Pere Aragonés cuando era vice-presidente- fueron espiados, pero con mandato judicial.

El escándalo estalló el 18 de abril cuando la organización canadiense Citizen Lab identificó a más de 60 personas de la órbita separatista catalana cuyos teléfonos móviles habrían sido infectados entre 2017 y 2020 con el software de espionaje israelí Pegasus.

El caso dio un vuelco cuando el gobierno anunció que Pedro Sánchez y su ministra de Defensa, Margarita Robles, también fueron espiados mediante el mismo programa informático en mayo y junio de 2021.

Este martes, España anunció que también el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, fue espiado.

El gobierno asegura que el pirateo de los teléfonos de Sánchez y de la ministra de Defensa y el del titular de Interior fue producto de un "ataque externo", sin más, aunque la prensa española especula con que Marruecos, con quien Madrid acaba de cerrar una crisis diplomática de casi un año, podría estar detrás.

Dejá tu comentario