Haddad definió con Lula la estrategia para el balotaje a la espera de apoyos

Mundo

Curitiba - El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, voló ayer al sur, a Curitiba, para reunirse con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), que cumple una pena a 12 años de prisión por corrupción y lavado de activos, para analizar cómo continuar la campaña de cara al balotaje.

Los dos dirigentes pasaron tres horas reunidos diseñando la estrategia para un complejo segundo turno, en la cárcel donde el exmandatario ocupa una celda de 15 metros cuadrados desde el pasado abril.

"Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país, representadas por algunas candidaturas como la de Ciro Gomes (centroizquierda), y Guilherme Boulos (izquierda)", así como con gobernadores, dijo Haddad en una conferencia de prensa al término del encuentro. "Tenemos interés en que las fuerzas democráticas estén unidas en torno a este proyecto".

La tarea se anuncia titánica para Haddad, que obtuvo 29,28% de los sufragios y logró salvar in extremis a la formación izquierdista de una debacle histórica.

Su unión total con Lula le permitió ganarse rápidamente a sectores populares que se identifican con el exmandatario. Pero puede comprometer su acercamiento a grupos y partidos que ven al líder de la izquierda como sinónimo de corrupción y de políticas estatistas a las que acusan de haber hundido a Brasil en una recesión de dos años.

Una de las claves para acortar distancias con el ultraderechista Jair Bolsonaro puede procurársela el centroizquierdista Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), que fue ministro de Integración Nacional de Lula y consiguió 12,5% de los votos el domingo.

Gomes dijo que discutiría con los líderes del PDT la posición para la segunda vuelta, pero adelantó un posible apoyo: "Haré lo que hice toda mi vida, que es luchar por la democracia y contra el fascismo".

Ayer la prensa brasileña informó que el PDT planea anunciar mañana, tras una reunión de la comisión directiva, un "apoyo crítico" al petista. Se trata de un apoyo protocolar: no ocupará cargos en un eventual gobierno de Haddad ni participará en la coordinación de la campaña para la segunda vuelta y sí será oposición independientemente de quién triunfe el 28 de octubre.

Agencias AFP y Reuters, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario