Haití, a la deriva: mercenarios asesinaron al presidente Moïse

Mundo

Desconocidos, al parecer extranjeros, ingresaron a su residencia en la madrugada. Su esposa está grave; sus hijos salieron ilesos. El hecho agrava un conflicto político intenso.

Puerto Príncipe - El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado y su esposa resultó herida de gravedad a primera hora de ayer en un ataque con armas de fuego perpetrado en su residencia privada, un magnicidio que agrava la crisis política que sufre el país.

El primer ministro, Claude Joseph, quien dijo estar a cargo del país, declaró el estado de sitio, decisión con la que otorga mayores poderes al Ejecutivo ante un temido estallido social, e hizo un llamado a la calma mientras aseguraba que la policía y el ejército se encargarán de garantizar la seguridad.

“El presidente fue asesinado en su casa por extranjeros que hablaban inglés y español”, informó el primer ministro sobre el asalto, ocurrido sobre las una de la madrugada, hora local. “La primera dama herida está viva y recibiendo los cuidados que requiere. Los hijos del presidente están a salvo”, dijo Joseph.

El gobierno de República Dominicana ordenó el “cierre inmediato” de su frontera con Haití tras el magnicidio.

El copamiento de la residencia por los agresores quedó registrado en las cámaras de seguridad del lugar (ver nota en pág. 15).

Moïse ha gobernado por decreto Haití, el país más pobre de América, después de que se suspendieran las elecciones legislativas de 2018.

1.jpg
Las imágenes del copamiento de su residencia quedaron registradas en cámaras de seguridad.

Las imágenes del copamiento de su residencia quedaron registradas en cámaras de seguridad.

Además de la crisis política, en los últimos meses han aumentado los secuestros extorsivos, reflejo de la creciente influencia de las bandas criminales. El país caribeño también convive con una pobreza masiva y crónica, así como con recurrentes desastres naturales. Por si hubiese faltado algo, el nuevo coronavirus pegó duramente, lo que se agravó por la falta prácticamente absoluta de vacunas.

El presidente se enfrentó a una fuerte oposición por parte de sectores de la sociedad que consideraban ilegítimo su mandato. En los últimos cuatro años, la nación tuvo siete primeros ministros. De hecho, estaba previsto que Joseph fuera sustituido esta semana tras apenas tres meses en el cargo.

A tono con una ola unánime de repudio en todo el mundo, Estados Unidos calificó el hecho como “horrible” y se declaró dispuesto a ayudar en la investigación. El Consejo de Seguridad de la ONU realizará hoy una reunión de urgencia sobre el tema, mientras que el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) hizo lo propio ayer en una sesión virtual.

Moïse, un exempresario que levantó varios negocios en el norte del país, de donde es originario, irrumpió en la escena política en 2017 con un mensaje de reconstrucción. Hizo campaña con promesas populistas y mantuvo esa retórica incluso después de ser elegido en febrero de 2017.

La fecha de finalización de su mandato se convirtió en fuente de enfrentamiento político (ver aparte).

Sin parlamento, la crisis del país se agudizó en 2020 y llevó a Moïse a gobernar por decreto, lo que avivó las disputas.

Además de las elecciones presidenciales, legislativas y locales, Haití tiene previsto celebrar un referéndum constitucional en septiembre, después de haber sido aplazado dos veces debido a la pandemia.

La reforma constitucional, apoyada por Moïse y destinada a reforzar el poder ejecutivo, ha sido rechazada mayoritariamente por la oposición y muchas organizaciones de la sociedad civil.

Temas

Dejá tu comentario