Honduras: Zelaya deberá dejar la embajada de Brasil en enero

Mundo

El presidente derrocado de Honduras, Manuel Zelaya, deberá abandonar la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde se encuentra en calidad de huésped hace más de dos meses, el 27 de enero próximo, cuando vence su mandato constitucional.

"Me podré quedar hasta el día 27 de enero, cuando termina mi mandato. Mi posición ahora es salir lo más rápido posible, lógicamente con el respaldo del gobierno de Brasil", dijo Zelaya a la TV brasileña Globonews.

Zelaya se encuentra alojado desde el 21 de setiembre en la embajada brasileña en Tegucigalpa, tras haber sido derrocado por un golpe de Estado el pasado 28 de junio.

El gobierno de facto hondureño impidió el miércoles un salvoconducto para que Zelaya pueda viajar hacia México, al querer obligarlo a firmar una renuncia al cargo de presidente.

El encargado de negocios de la embajada brasileña en Honduras, Francisco Catunda, dijo a Globonews que el plazo de Zelaya en la embajada es hasta el 27 de enero.

"Zelaya tiene plena conciencia de que al terminar el mandato deberá tomar otro rumbo", declaró Catunda, representante de mayor rango brasileño en Honduras, país con el que cesó relaciones después del golpe que instaló al gobernante de facto Roberto Michelleti.

Según el canciller brasileño, Celso Amorim, Zelaya pidió viajar a México luego de que el Congreso hondureño le rechazara la posibilidad de retornar al poder en su país.

El canciller Amorim volvió a cuestionar "al gobierno ilegítimo que actúa al margen de las normas internacionales" por haberle colocado condiciones a Zelaya para permitir un salvoconducto desde la sede brasileña hasta el aeropuerto de Tegucigalpa para su salida a México.

Catunda había dicho el miércoles que "la misión brasileña termina cuando Zelaya quede a disposición de los mexicanos", pero el plan del salvoconducto fue abortado.

El salvoconducto, según el canciller Amorim, fue pedido por el propio Zelaya a los presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández, de Argentina, que accionaron los contactos con México para el operativo.

Brasil, que sostiene que Zelaya golpeó a la puerta de la embajada sin negociaciones previas, ganó protagonismo con el caso hondureño y es un crítico de la posición estadounidense, que reconoció las elecciones ganadas por el opositor Porfirio Lobo el 29 de noviembre pasado.

Desde Washington, el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso afirmó que Brasil debe reconocer las elecciones hondureñas.

"Si Brasil insiste en negar los resultados, ¿qué va a hacer? ¿Va a enviar el ejército para allá?", dijo el opositor Cardoso al criticar la política del presidente Luiz Lula da Silva ante la crisis hondureña.

En declaraciones realizadas en Washington, Cardoso dijo que "es difícil resolver el problema sin reconocer al gobierno", según el diario Folha de Sao Paulo.

Dejá tu comentario