El Papa refuerza el puente entre la Iglesia y los homosexuales: "Tienen derecho a una familia"

Mundo

Respaldó las uniones civiles y abogó por una legislación que les dé cobertura. Aunque ya se había referido al tema en anteriores ocasiones, esta fue su opinión más clara desde su elección en 2013.

Roma - El papa Francisco renovó el apoyo a la unión civil entre personas del mismo sexo y planteó su respaldo a una ley “de convivencia civil” al reflexionar sobre el tema en un documental que estrenó ayer en el Festival de Cine de Roma, que repasa varios ejes de su pontificado.

“Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso”, afirmó el Papa en el documental “Francesco”, del director ruso Evgeny Afineevsky.

“Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, aseguró Jorge Bergoglio en el film, que repasa puntos centrales de sus más de siete años al frente del Vaticano.

El sacerdote jesuita James Martin destacó ayer a través de Twitter que “el apoyo del papa Francisco a las uniones civiles entre personas del mismo sexo es un gran paso adelante en el apoyo de la iglesia a las personas LGBTQ”.

“Está en consonancia con su enfoque pastoral para las personas LGBTQ, incluidos los católicos LGBTQ, y envía una fuerte señal a los países donde la iglesia se ha opuesto a tales leyes”, planteó el sacerdote estadounidense.

En tanto, el vaticanista del conglomerado estadounidense NCR, Joshua McElwee, destacó que su afirmación en el film de Afineevsky “no es noticia” porque el pontífice “ha apoyado a la unión civil durante años”.

El tema de las uniones civiles entre personas del mismo sexo surge en la película en un segmento que presenta al italiano Andrea Rubera, un gay que pudo participar en una de las misas diarias que el Papa ofrecía hasta antes de la pandemia en la capilla de la residencia de Santa Marta en el Vaticano.

En el film, Rubera dice que le dio al pontífice una carta en la que explicaba las conversaciones que él y su pareja estaban teniendo sobre si llevar a sus hijos a la iglesia, por temor a que pudieran ser objeto de un juicio injusto como descendientes de una pareja gay.

Según Rubera, el Papa lo llamó más tarde y los animó a él y a su pareja a llevar a sus hijos a la iglesia y a ser honestos con el pastor.

A fines de 2017, Francisco ya había planteado una postura similar en un libro de entrevistas publicado por el sociólogo francés Dominique Wolton, titulado “Política y Sociedad”.

“El matrimonio es la unión de un hombre con una mujer. Este es el término preciso. Llamemos a las uniones del mismo sexo ‘unión civil’”, sostuvo entonces Bergoglio.

En 2013, días después de ser elegido Papa, Francisco había brindado su apoyo a la unión civil en una llamada telefónica que le hizo al teólogo Marcelo Márquez.

“Me dijo ‘estoy a favor de los derechos de los homosexuales y en cualquier caso, también apoyo las uniones civiles de los homosexuales, pero creo que Argentina no está lista para el matrimonio legal’”, dijo Márquez entonces, sin ser nunca desmentido por el Vaticano.

Más allá de no representar una novedad dentro de su historial, las palabras de Francisco sobre las uniones civiles sí se contraponen directamente con las de su antecesor, el papa emérito Benedicto XVI, quien antes de ser elegido pontífice había planteado que “el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales” y rechazado “reconocer legalmente” ese tipo de uniones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario