Inédita protesta contra Mubarak

Mundo

El Cairo (EFE) - Un intimidatorio despliegue policial impidió ayer que la oposición egipcia -en un gesto inédito- se apropiara de la calle y pudiera demostrar cuál es la verdadera magnitud del desafío que ha lanzado al presidente del país, Hosni Mubarak.

Por segunda vez en tres días, miles de efectivos antidisturbios y agentes de los temidos servicios secretos se desplegaron en todo el centro de El Cairo para evitar que los simpatizantes del movimiento opositor Kifaya (Basta) se manifestaran frente al Parlamento para exigir «una verdadera reforma política».

Fueron detenidas 25 personas. Sin embargo, unos trescientos manifestantes lograron burlar el dispositivo policial y concentrarse a las puertas del Sindicato de Periodistas y la propia Cámara, desde donde denunciaron que los cambios recientemente introducidos por Mubarak no son más que una « operación cosmética».

• Efecto dominó

«Si todos estos policías no estuvieran, y éste fuera de verdad un país libre, habría una revolución como la que ha tenido lugar en Ucrania», declaró Hussein Hassan, director del comité anticorrupción del grupo izquierdista Kifaya, que desde hace meses lidera el lento desperezar de la oposición egipcia.

Kifaya y otras formaciones de oposición, como el Partido Laborista, que también participó ayer en la protesta, o el movimiento islamista moderado de los Hermanos Musulmanes aseguranque podrían movilizar a millones de egipcios si no mediarala acción de las fuerzas de seguridad.

Los intentos de democratización en Egipto son el último jalón del «efecto dominó» que alcanza a varios países musulmanes. Luego de la caída del régimen del dictador
Saddam Hussein en Irak, comenzó una nueva etapa para el Líbano luego de que Siria aceptara retirar sus tropas. El aparente efecto -que generó señales de apertura incluso en Arabia Saudita- intenta hacerse presente también en Egipto, un aliado clave de EE.UU. en la región.

Dejá tu comentario