Irán alistó a 40.000 suicidas para responder si es atacado

Mundo

Londres (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Lejos de amilanarse ante la eventualidad de ser invadido o atacado a raíz de su desafío nuclear, el gobierno de Irán formó batallones de atacantes suicidas para perpetrar atentados en Gran Bretaña, los Estados Unidos e Israel, informó ayer el dominical inglés «Sunday Times».

Según la versión dominical de «The Times», que cita a funcionarios iraquíes, 40.000 ciudadanos de ese país fueron especialmente entrenados para realizar atentados suicidas contra blancos británicos o estadounidenses.

Esa fuerza, llamada Unidad Especial de Mártires en la Guardia Revolucionaria de Irán, fue vista el mes pasado marchando en un desfile militar en Teherán, vistiendo uniformes militares y cinturones cargados con explosivos.

También informó que recientemente, en un centro de reclutamiento en la capital de la República Islámica, los voluntarios para integrar esas fuerzas tenían que mostrar sus certificados de nacimiento, probar su dirección y declarar si preferían atacar objetivos estadounidenses en Irak o israelíes.

Hassan Abbasi, director del Centro de Estudios Estratégicos Doctrinales de la Guardia Revolucionaria, declaró que esa unidad especial de ataque identificó 29 blancos para perpetrar atentados suicidas.

  • Contraataque

    «Estamos listos para atacar puntos sensibles de los Estados Unidos y Gran Bretaña si ellos nos atacan nuestras bases nucleares», declaró Abbasi, para quien muchos de esos blancos «están muy cerca de la frontera de Irán con Irak».

    Además, el periódico hizo mención de una grabación secreta en la que Abbasi advirtió que un grupo de mártires iraníes «está prestando mucha atención a la prepotente Inglaterra» y amenazan a Gran Bretaña «por su agenda agresiva».

    Otro de los documentos vistos por el dominical inglés indica que la Guardia Revolucionaria está a cargo de varios programas de armas nucleares listos para evadir el análisis de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

    Uno de esos informes, fechado en febrero pasado, confirma que George W. Bush prepara un ataque contra Irán. Ese texto explicó que si el problema no se resuelve, «Bush intentará actuar antes de dejar el cargo, porque (para el razonamiento de la Casa Blanca) sería 'injusto' dejar la tarea de destruir las instalaciones nuclearesiraníes a un nuevo presidente».

    Sin embargo, el mandatario descartó los informes y los catalogó como una « especulación salvaje» y dijo que se mantenía enfocado en la diplomacia para calmar la confrontación.

    La semana pasada se incrementó la tensión internacional sobre el programa nuclear, luego de que el presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, anunciara el martes que su país completó el ciclo de producción de combustible nuclear. Para Washington y Londres, ése es el primer paso en el proceso de enriquecimiento de uranio y la creación de una bomba atómica.

    En tanto, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, pidió el último miércoles al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte «medidas fuertes» para intentar cambiar la política nuclear iraní.

  • Análisis

    Esta semana, delegados de los gobiernos de Francia, Alemania, Gran Bretaña, los Estados Unidos, Rusia y China tienen previsto reunirse en Moscú para decidir qué medidas adoptar, aunque hasta ahora se rechazó una opción militar.

    En ese marco, un grupo de expertos de Washington informó que Irán amplió sus instalaciones de conversión de uranio en Isfahan y reforzó su planta subterránea de enriquecimiento de uranio Natanz.

    El Instituto para la Ciencia y la Seguridad Internacional (ICSI) envió un correo electrónico a los medios de comunicación en el que decía que Irán construyó una nueva entrada a través de un túnel en su planta de procesamiento de uranio de Isfahan. «Esta nueva entrada es una señal de una nueva instalación subterránea o de una mayor expansión de la que ya existe», informó el ICSI, liderado por David Albright, ex inspector de armas de la ONU y experto nuclear.

    El ICSI también presentó cuatro imágenes satelitales tomadas entre 2002 y enero de 2006, que mostraban dos cámaras subterráneas de la cascada de Natanz cubiertas por varias capas de tierra, bloques de concreto, más tierra y otros materiales.

    «Irán está tomando precauciones extraordinarias para intentar proteger sus activos nucleares. Pero los crecientes rumores sobre eliminar el programa nuclear de Irán del aire son bastante simplistas», comentó Albright.

    El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Manouchehr Mottaki, declaró que Teherán aún estaba buscando una solución diplomática a la crisis «(pero) los Estados Unidos deben estar conscientes de que no están en posición de crear otra crisis en la región», en una aparente referencia a Irak.
  • Dejá tu comentario